1 de noviembre de 2014

Técnica fotográfica. Imprimir. El blanco y negro

Fecha última modificación: 01/11/2014
Fecha creación: 01/11/2014
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

Si alguno de los lectores observa errores u omisiones importantes, o bien conoce otros métodos y procedimientos interesantes, si lo desea puede compartirlos y serán publicados.
               
En tal caso lo podéis comunicar a través de los comentarios o directamente a mi correo electrónico.

¡SEGURO QUE ESTARÍAMOS TODOS MUY AGRADECIDOS!


DOCUMENTOS RELACIONADOS

Los siguientes documentos pueden ser un complemento necesario o interesante para entender este tutorial:


Además, he publicado otros documentos relacionados con el proceso de la impresión. Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace:



Introducción

Cuando editamos una imagen en riguroso blanco y negro con frecuencia no nos planteamos la conveniencia de procesarla en monocromo sino que la trabajamos directamente en color.

Emplear la última codificación no nos aporta realmente nada –por ejemplo en el Modelo de color RGB los tres canales tendrían la misma información redundante- sino que en todo caso aumenta el tamaño del archivo y su tiempo de procesado.

He usado el término riguroso para distanciarme de una imagen en color, cuya diferencia mínima de valores de sus canales puede crear una tonalidad difícil de apreciar visualmente y que resulte asimilable a un blanco y negro.

Por ejemplo, en la figura 1 vemos un blanco y negro puro donde los tres canales en Color RGB cumplen en cada píxel la igualdad de valores R=G=B, mientras que en la figura 2, también Monocromática, existe una ligera dominante azul difícil de apreciar y no se cumple estrictamente la igualdad de las tres componentes. 

La fotografía analógica de negativos en blanco y negro no crea confusión en su proceso, la imagen es capturada sobre una emulsión específica y tratada con los químicos apropiados, aunque también es cierto que en los últimos tiempos aparecieron procesos que producen un film monocromático basándose en una composición de película de color.

En dicha modalidad las variaciones de tonalidades no estrictamente grisáceas, se obtienen combinando el papel y el revelador para conseguir coloraciones que van desde las muy cálidas a las muy frías. Además, el uso de procesos posteriores como los virajes al oro, selenio, sepia, etc., o el empleo de métodos especiales como el Colorvir, permite crear imágenes coloreadas total o parcialmente de uno o más tonos.

Defectos en la apreciación del color de las copias

En una copia impresa, dependiendo de las tintas utilizadas, las tonalidades de color que percibimos pueden cambiar según la posición o la coloración de la fuente de luz con la que se observa, causando dos defectos de apreciación que son frecuentes y que conviene conocer, a saber, el Bronzing  y el Metamerismo.

Bronzing

En las fotografías impresas con tintas basadas en pigmentos naturales puede aparecer, sobre todo en las zonas más oscuras, un efecto que recuerda al brillo de una superficie de bronce y que se conoce como Bronzing

Este defecto no es muy importante ya que, aunque exista, para apreciarlo hay que curvar o buscar una determinada inclinación en la observación de la imagen y no es visible con una posición normal (horizontal o vertical).

Metamerismo

Se entiende por Metamerismo cuando dos colores diferentes con determinadas fuentes o condiciones de luz se ven como iguales.

Ello puede producir que la copia impresa se aprecie con dominantes de color o colores diferentes que son relativos a la fuente de luz con la que la observamos, y provocar que una imagen en blanco y negro se perciba como verdosa o magenta si no se han utilizado solo tintas grises en su impresión.

El causante principal de este fenómeno es la tinta amarilla y dependiendo de su cantidad y su distribución en la imagen puede acusarse más el defecto. De hecho existen programas que alteran la trama, convirtiéndola por ejemplo a estocástica, para minimizarlo o quitarlo.

Como editar una imagen en blanco y negro con Photoshop

En Photoshop (PS) no es lo mismo procesar una imagen con el Modo Color RGB que previamente se ha convertido a blanco y negro con algún proceso como por ejemplo Desaturar, que editarla directamente en Escala de grises.

De hecho, en el segundo modo, muchas de las opciones del programa funcionan de manera diferente, por ejemplo el Selector de color transforma el color elegido a un gris, impidiendo que las herramientas, los procesos, etc., puedan crear una tonalidad no grisácea. Ello es lógico si pensamos que solo existe un canal, que se denomina en PS canal Gris, mientras que en color al existir tres componentes es factible actuar de manera independiente sobre cada una de ellas.
 
Existen por tanto varias formas de editar una fotografía en blanco y negro y su elección dependerá de si precisamos tener coloraciones fuera de la gama de grises, por ejemplo para crear efectos de virajes, duotonos, etc. Pero si buscamos un blanco y negro riguroso lo normal es procesar la imagen con tonalidades grises y evitar así que con operaciones incorrectas se puedan crear dominantes de color.

Fotografía avanzada en blanco y negro

En algunas  impresoras como las de la serie K de Epson existe la posibilidad de editar en Escala de grises y añadir la coloración después, en el proceso de salida, aunque con ciertas limitaciones. Éste es el caso del plotter Epson 7800 que uso habitualmente cuya opción de Foto ByN avanzada la contempla, y que es igualmente aplicable a otros equipos superiores como el 9800 o inferiores de la serie como el 4800.

Con este método se puede imprimir una imagen perfecta en blanco y negro dejando que la Gestión de color la realice el propio equipo y según el fabricante no aparecen los problemas de Metamerismo y Bronzing.

El archivo de origen puede prepararse en edición con cualquier Modo de Color y no es estrictamente necesario que esté en Escala de grises. Además, si el archivo lleva un perfil incrustado, por ejemplo el propio perfil del papel, los resultados son también los mismos, por lo que para no marearse y que el archivo ocupe menos lo más recomendable es cambiar el modo y trabajar siempre en Escala de grises.   

Usar este método implica desactivar previamente la gestión de color del programa y seleccionar las opciones adecuadas en el driver de la impresora.

Para ello en el parámetro Color, del panel de Propiedades del dispositivo, elegimos la opción Foto ByN avanzada y clicamos sobre Más ajustes para abrir un nuevo cuadro de dialogo denominado Más opciones. Hay que considerar que la opción de blanco y negro no está accesible para todos los tipos de papel, por lo que hay que buscar uno que si la permita y se asemeje al nuestro en cuanto a tipo de superficie y grosor.

El nuevo panel nos deja elegir la Tonalidad de color clicando en un punto del círculo de color o introduciendo directamente los valores en los campos Horizontal y Vertical, que cuantifican una desviación relativa (entre -75 y +75) respecto al centro del círculo. Con cualquiera de las dos intervenciones el campo nos mostrará el texto Ajuste fino.

También es factible usar directamente uno de los cuatro ajustes, aunque solo son valores predeterminados cuya equivalencia es la siguiente:


TONALIDAD


HORIZONTAL

VERTICAL
POSICIÓN PUNTO SELECTOR
Neutro
0
0
Centro
Frío
-8
-45
3º cuadrante
Cálido
4
20
1º cuadrante
Sepia
40
48
1º cuadrante

Para que coincida el detalle y la profundidad de sombras que observamos en el monitor hay disponibles cinco alternativas para el campo Tono (K), siendo la intermedia (Oscuro) normalmente la más apropiada si la pantalla está bien ajustada.    

Por otro lado, hay que llevar cuidado en el orden de asignación de las opciones ya que al elegir una de las preselecciones de la tabla anterior altera el ajuste de K que se sitúa inicialmente en la opción Más oscura y ésta puede no ser la deseada. Además, si cambiamos de opción de Tono (K) se mantiene la posición del punto del círculo de color pero el texto de la tonalidad cambia a Ajuste fino lo que nos puede provocar alguna extrañeza o confusión.

La figura 3 destaca los ajustes de los parámetros básicos mencionados, y en ella vemos que además es posible reajustar el brillo y el contraste e incluso asignar una tonalidad diferente a las sombras y a las luces, abriéndose con ello infinitas posibilidades de edición.

Por último, mencionar que resulta absurdo facilitar valores para los parámetros anteriores de uso personal, ya que el resultado obtenido depende, amén de nuestros gustos, del soporte del papel. Así, un tono cálido será potenciado si el propio papel tiene una base cálida y neutralizado si lo es fría, y una tonalidad que yo considero espléndida a otro autor puede no parecerle tanto.

Conclusiones

La aplicación del método de Foto ByN Avanzada con las impresoras de la serie K de Epson resuelve los problemas de Metamerismo, pero el hecho de no usar un Perfil de color específico para el papel conlleva un ajuste inicial de la tonalidad de la imagen que entraña la realización de pruebas exhaustivas de color. 

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

2 comentarios:

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.