4 de febrero de 2012

Técnica fotográfica. Escanear negativos blanco y negro. Retoque de rayas y puntos

Fecha última modificación: 01/03/2014
Fecha creación: 04/02/2012
Versión: 2.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS

He publicado varios documentos relativos al proceso del escaneado, la mayoría dedicados específicamente al B&N. Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:



Introducción. Sobre la necesidad de retocar rayas y puntos

Entre los grandes problemas que nos enfrentamos al escanear una película negativa o diapositivas de forma doméstica, está la dificultad de evitar la aparición de puntos debido a pequeñas motas de polvo del ambiente, que se depositan sobre el soporte y son imposibles de limpiar totalmente, aunque se pueden disminuir con pinceles antiestáticos... Esto unido a otros daños como rasguños e imperfecciones de la toma o la película, provoca que se registren puntos y rayas mayoritariamente de color claro, lo que obliga a aplicar una operativa manual para su corrección al no ser factible eliminarlos con ningún proceso automático.

Si se quiere minimizar al máximo el problema derivado de la suciedad es recomendable lavar y secar antes los negativos y esto totalmente imprescindible si están muy sucios. También es aconsejable volver a revisarlos una vez ubicados sobre el soporte de la película, por si se han depositado nuevas motas en la última manipulación.

Con un escáner plano veremos las partículas fácilmente con la propia luz que proyecta su tapa -se activa normalmente al efectuar una visualización previa- y procederemos a retirarlas con un pincel fino y suave. De manera análoga, con otros equipos nos podemos ayudar para localizarlas de una luz preferiblemente rasante.

No siempre es absolutamente necesario corregir todos los defectos indeseados sino que, antes de proceder a su retoque, debemos asegurarnos si éstos serán visibles al tamaño final de ampliación o si el esfuerzo está justificado para la utilidad a la que se destinan las imágenes. Pensemos, por ejemplo, que en el proceso de reducción del tamaño de una imagen para su uso en la WEB pueden desaparecer muchos de los defectos existentes.

Herramientas para eliminar rayas y puntos

Las herramientas disponibles en Photoshop (PS3) para ello son el Tampón de clonar, el Pincel Corrector o el Parche, pero ninguna de ellas es perfecta. 
En la figura 1 se muestra la plantilla de prueba que usaremos para comprobar como actúan las diferentes herramientas. Está formada, en su mitad superior, por dos escalas de grises con un nivel de grano importante, que se repiten en la parte inferior aunque con menor grano. En el centro de las dos inferiores se ha superpuesto una banda degradada de color claro (remarcada con un trazo en rojo) para simular el supuesto de una raya indeseada, y cuya corrección es nuestro objetivo.


Utilizando la herramienta Parche, con una muestra de la parte superior granulada, comprobamos que el resultado no es muy uniforme y se producen agrupaciones de grano, apelotonamientos y extraños artefactos (figura 2), tanto en la zona interior de la franja como en la parte exterior también afectada.

Lo obtenido con la herramienta Tampón en similares condiciones, con un pincel muy duro y en modo de fusión Normal se representa en la figura 3. En este caso he precisado más la posición de la muestra situando la referencia y la primera corrección en los centros geométricos de las mitades superior e inferior y, como era de esperar, los píxeles reemplazados corresponden a una copia exacta de la referencia por lo que se producen repeticiones.

El funcionamiento es muy diferente con el modo Oscurecer (figura 4) ya que sólo sustituye los píxeles más claros por otros más oscuros y no a la inversa. Sin embargo con este modo se produce:

1.
Un oscurecimiento de los lados colindantes (lados superior e inferior) de la banda a corregir, por lo que si el pincel no está muy ajustado estos ser contaminan
2.
Un resultado más aproximado al modo Normal en la zona clara de la franja a corregir (lado izquierdo), por haber más píxeles reemplazados cuanto más clara es la zona
Con el Pincel Corrector (figuras 5 y 6) los resultados son poco uniformes con zonas de mayor y menor densidad, evidenciando el efecto de halos indeseados, tanto con el modo Normal como Oscurecer.

Con lo visto hasta el momento, los resultados más correctos son los del Tampón, pero no está suficientemente claro si interesa utilizar el modo Normal o el Oscurecer.

El primero produce repeticiones y el segundo oscurece las zonas colindantes sin sustituir los píxeles que son más oscuros en el destino que en la referencia. Esto último es una ventaja importante porque evita las repeticiones ya que en una situación real no todos los píxeles serán reemplazados (lo habitual es que no se cambien más del 50%) y si, además, utilizamos como referencia una zona ligeramente más clara para evitar en parte el oscurecimiento de los contornos puede resultar mejor el uso del tampón en el modo Oscurecer.

Las pruebas realizadas lo han sido con un pincel duro, pero si cambiamos su dureza podemos comparar con mayor precisión entre las dos posibilidades (figuras 7 y 8) y comprobar además la importancia que tiene elegir correctamente el tipo de pincel.
 En la figura 9 podemos apreciar más fácilmente el efecto de la dureza, que es diferenciada en PS con un círculo de dimensión y trazo del contorno diferentes para el mismo radio. La mayor dureza provoca una transición más dura y a la inversa la menor, por lo que se disimula mejor la huella del pincel con la segunda pero puede producir un mayor efecto de empaste de textura.

Por tanto, dado que no existe una solución perfecta, podemos concluir que ningún método o herramienta es descartable y según la zona a corregir  tendremos que elegir lo más apropiado. En general, lo mejor, aunque también lo más laborioso, es ir cambiando el tamaño, forma y referencia del pincel para que no se produzcan demasiadas repeticiones, incluso mezclar tramos con diferentes modos de fusión.

Método de aplicación general

Para el retoque de puntos y rayas personalmente me resulta cómodo aplicar un zoom a la imagen del 100%, para el tamaño de pincel y resolución de pantalla que utilizo normalmente.

Es imprescindible usar una tableta gráfica, de hecho lo que aquí se indica puede no ser válido en otras condiciones, por lo que en pocas ocasiones utilizo el ratón. Además, la presión del lápiz me permite regular el resultado, que en mi caso es el radio de la zona afectada, y con él minimizar el efecto en los bordes.

No me limito a una sola herramienta, aunque normalmente uso el Tampón con los modos Oscurecer y Aclarar, combinándolos en ocasiones con el modo Normal. También empleo el Parche si la zona es grande y rodeada de textura homogénea o se ha empastado demasiado, aunque tenga que retocar posteriormente con el Tampón los detalles que no hayan quedado bien. El pincel corrector no lo utilizo nunca.

Trabajo normalmente sobre archivos de más de 6.800 puntos (o píxeles) en su lado mayor, por lo que prefiero con el Tampón un radio 10 px con forma de pincel circular, antes usaba uno de 5 px para precisar más pero en la práctica me resulta algo más incómodo. Con dichos parámetros y con la máxima dureza en el pincel, la afección alcanza los 12 px (figura 10), aunque con una mayor intensidad sólo afecta de 6 a 8 px ¡Como vemos, el efecto supera el radio utilizado pero no llega al diámetro que es de 20 px!

Con las dimensiones indicadas resulta un tamaño máximo de la zona afectada de 1'80 milésimas respecto al lado mayor (1'80=1.000*12/6.800), por lo que es fácil pre-visualizar e imaginar el área modificada. Pensemos que para una imagen ampliada a 1 metro la zona afectada en cada pasada de la herramienta representaría como máximo 1'80 milímetros de diámetro. Y lo que es más importante, dicha dimensión se reduce a valores inferiores a 1 mm si no presionamos excesivamente con el lápiz, como suele ser además lo habitual usando una tableta gráfica.
 Análogamente, con otros tamaños bastaría con aplicar la misma fórmula para obtener la zona de influencia del Tampón, pero debemos considerar que si partimos de archivos con un menor número de píxeles y pretendemos ampliar a los tamaños máximos mencionados, hay que interpolar y el área afectada será mayor (ver documento sobre resoluciones apropiadas para la impresión).

Es evidente que la muestra del pincel debe ser coherente con la zona a retocar, es decir, si la aplicamos sobre un punto que contiene líneas con distinta luminosidad tendremos que restablecer su forma dándoles continuidad. Cuando es factible intento tomar la muestra próxima a la zona a corregir, normalmente fuera del radio de acción del propio tampón y situándola preferiblemente arriba y a la izquierda, aunque esto es una cuestión de gustos y lo he cambiado recientemente.

Pincel en modo Normal vs modo Oscurecer

El funcionamiento del pincel en modo Normal es muy claro, ya que con él se realiza una copia literal de la zona de la muestra en la zona de destino que sustituye a todos los píxeles contenidos en la última. Su efecto afecta a un área relativa al tamaño indicado por el radio de la herramienta.

En el modo Oscurecer solamente se afectan los píxeles del destino que son más claros que los de la muestra, por lo que en la práctica se producen menos repeticiones y parece una buena solución.

Sin embargo, no es perfecta y puede provocar, sobretodo en zonas relativamente grandes, un cierto empaste al sumarse los puntos nuevos copiados con los ya existentes, aumentando la oscuridad de la zona y disminuyendo el contraste. Por otro lado, es fácil comprobar que con este modo de fusión se obtiene el mismo resultado que con el Normal cuando la zona de intervención es totalmente blanca.

Una ventaja respecto al modo Normal es que su acción se ajusta más a la forma del punto a retocar en zonas de luminosidad uniforme, es decir, si el área de la herramienta es mayor que la del punto el efecto prácticamente se limita sobre el mismo.

Retoque de puntos

Si tenemos que corregir un punto oscuro la estrategia es utilizar el Tampón en el modo Aclarar tomando la muestra de una zona ligeramente más oscura, y si el punto es claro el modo Oscurecer con una muestra de una zona ligeramente más clara. Si en algunas zonas hemos oscurecido más de lo deseado se puede volver hacia atrás y reducir la opacidad o sobre ellas volver a retocar con el modo Aclarar y, análogamente, si la hemos aclarado demasiado.

Con una imagen con grano, como ocurre con mis negativos ya que la mayoría son de 400 ISO, prefiero utilizar con los modos Oscurecer u Aclarar una Opacidad del 50%, un Flujo del 100% y una Dureza del 50%, tomando la muestra de una zona de luminosidad equivalente o muy próxima a la que quiero corregir.

Con estos parámetros, combinados con el control de densidad mediante la presión del pincel, aplico normalmente varias pasadas hasta alcanzar el resultado deseado.

La aplicación con los modos anteriores requiere precaución, ya que podemos provocar halos en las zonas de los bordes que quedarían más oscuros (figura 8 con dureza 100%) o más claros (figura 8 con dureza 25%). Por ello, es importante un correcto tamaño de pincel aunque, insisto, yo utilizo casi siempre el tamaño  referido en el método general.

Puntos de tamaño menor a 10 px

Los puntos pequeños inferiores al tamaño del pincel son generalmente más fáciles de retocar, pero un punto blanco resulta más difícil de disimular en un entorno oscuro, excepto si ya es prácticamente negro.

¡Cuidado! Cuando retocamos a un tono muy oscuro puede hacerse visible, si mediante un ajuste posterior reajustamos la luminosidad de la zona.

Zonas de tamaño mayor a 10 px y líneas blancas muy delimitadas

Si la zona es mayor de 10 px debemos de llevar mayor cuidado en el retoque, puesto que con grandes formatos de impresión puede ser muy visible.

En ese caso prefiero retocar aplicando los pasos siguientes:

1.
Seleccionar, si es posible, la zona con la varita mágica para limitar la operación a la misma y perfeccionar el borde expandiéndolo
2.
Retocar con el Tampón de clonar con pincel de forma circular, radio próximo al tamaño de la zona a intervenir, 100% Opacidad, Dureza 100% y modo de fusión Normal; regulando con la presión del lápiz y el número de pasadas. Conviene ir cambiando la posición de la muestra para disimular repeticiones
3.
Deseleccionar la zona y refinar los bodes con el Tampón de clonar de igual modo que en el punto anterior o aplicando el modo de fusión Oscurecer o Aclarar
4.
Si la zona es muy grande y se notan mucho las repeticiones, podemos corregirlas aplicando el Tampón anterior sobre distintos fragmentos cambiando en cada uno la posición de la muestra

A pesar de todo lo anterior es posible que las rayas finas todavía se noten demasiado, en este caso tendremos que seguir insistiendo con radios más pequeños para una mayor fineza.

Zonas blancas con un borde negro

Si tenemos zonas claras bordeadas con un trazo de color más oscuro se deben seguir las pautas anteriores para corregir la parte blanca y posteriormente con el pincel en el modo Aclarar intervenir sobre el borde negro.

Puntos negros

Se aplican las mismas consideraciones a los puntos blancos con el pincel en modo Normal y Aclarar.

Otras herramientas como el pincel Corrector Puntual o Parche
                                                                                                           
El pincel Corrector lo he usado con muchas precauciones y de manera excepcional.

El Parche tiene más utilidad en zonas grandes homogéneas ya que en otras zonas debemos buscar la continuidad del dibujo. también es válido cuando el resultado del Tampón no es muy satisfactorio porque ha producido un empaste excesivo.

Retoque de rayas

Como ocurre con las áreas grandes, con una raya prefiero el Tampón en modo Normal con todos los parámetros inicialmente al 100% ya que limito el efecto mediante selección de la zona, aunque posteriormente corrija algunas repeticiones que hayan quedado muy visibles. Como resulta normal que atraviese zonas de distintas luminosidades la corrección la realizo por tramos, cambiando en cada uno de ellos la posición de la muestra en coherencia con la imagen, y con un pincel  lo más ajustado a su amplitud.

En ocasiones muy excepcionales regulo el efecto con el parámetro Flujo, lo que combinado con la presión del lápiz, varias pasadas y el cambio de posición de la muestra disimula algo más las repeticiones.

Finalmente puedo terminar con algunos toques discretos de oscurecimiento u aclarado, siempre procurando que en el resultado no se note o se note lo menos posible la intervención realizada.

Retoque de áreas muy grandes

En las últimas versiones de Photoshop, existe la posibilidad, como punto de partida, de Rellenar según contenido, pero los resultados obtenidos tampoco son totalmente satisfactorios y hay que recurrir a las diferentes técnicas ya analizadas actuando normalmente por tramos.

También nos podemos ayudar de la varita mágica para limitar la zona, aunque siempre quedarán residuos en los bordes que tendremos que retocar al desactivar la selección.

Corrección de zonas empastadas

Si al efectuar el retoque de una zona se produce un empastamiento muy evidente, causado por múltiples pasadas con el modo Oscurecer, podemos corregirlo con el modo Aclarar introduciendo algunos píxeles claros con un pincel con forma de salpicaduras en lugar del circular o, alternativamente, usar la herramienta Parche.  

Método para asegurar que el retoque es aplicado a la totalidad

Puede parecer una obviedad, pero es muy importante realizar el proceso de retoque de forma ordenada para que no queden zonas sin corregir y no se cree inseguridad.

Para ello, utilizo en el desplazamiento vertical la tecla de Av. Pág. en dos pasadas, una hacia arriba y otra hacia abajo; y en el horizontal la barra de desplazamiento manejada con el ratón en el sentido de derecha a izquierda, ayudándome con una guía vertical como delimitador en ancho de la zona de intervención.    
El proceso lo inicio con la ventana situada abajo a la izquierda (número 1 de la figura 11), relativa a la porción de imagen ampliada últimamente al 100% -antes usaba factores mayores-, y:

1.
Manteniendo dicha posición horizontal, sitúo una guía en la posición más a la izquierda donde aún queda visible (número 2)
2.
Selecciono el origen de la muestra (número 3)
3.
Comienzo el retoque avanzando de abajo a arriba con la tecla mencionada y al llegar al final vuelvo de nuevo hacia abajo (efectuando un segundo repaso) hasta la mínima posición (números 4 y 5)
4.
Usando la barra de deslizamiento horizontal desplazo la zona de imagen visible hasta que la guía se sitúe lo más próxima al lado derecho, por lo que quedará oculta la franja de imagen ya retocada (número 6)
5.
Manteniendo dicha posición de la imagen desplazo la guía hasta la izquierda para marcar el límite de la nueva zona a retocar y aplico de nuevo las operaciones a partir del punto 2. Y así hasta finalizar en el lado izquierdo de la imagen

Proceso de perfeccionamiento

Para garantizar que en una posterior manipulación de la imagen, por ejemplo en un ajuste zonal de Niveles, no se hacen demasiado visibles nuevos puntos, normalmente aplico una segunda fase de retoque de perfeccionamiento en la que realizo los pasos siguientes: 

1.
Seleccionar el zoom al 50%
2.
Crear una capa de ajuste de Niveles
3.
Ajustar desplazando sólo el cursor blanco al 50% de la escala (valor 128), para aclarar la imagen y refinar los puntos blancos más visibles situados en las zonas de las sombras
4.
Restituir el cursor blanco a la posición inicial y desplazar sólo el cursor negro al 50% de la escala (valor 128), para oscurecer la imagen y refinar los puntos blancos más visibles de las luces
5.
Borrar la capa de ajuste de Niveles

El archivo final retocado lo guardo siempre con las líneas de referencia por si, con el tiempo, me surge la duda sobre si apliqué las correcciones.


Opción Rellenar con Photoshop CS6 y CS5

En las versiones últimas de PS tenemos la posibilidad de Rellenar según el contenido. Esta opción está accesible mediante: Edición → Rellenar, aplicando el parámetro Usar: Según el contenido.

Es accesible cuando hay una selección activa y nos permite también elegir el Modo de fusión y la Opacidad.

Dado que no requiere de ningún punto de muestra o referencia podemos efectuar varias selecciones y aplicar en una única operación su corrección simultánea.
En la figura 12, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, se muestra como ejemplo la corrección simultánea sobre varios pelos registrados al escanear, así como la selección realizada para corregirlos. Observar que la selección sobrepasa el área a corregir, esto es importante para una aplicación correcta ya que al contrario podría quedar una línea delimitadora.

El resultado cambia sutilmente con los modos Normal y Oscurecer, por lo que hay que probar cual nos resulta más interesante. Yo suelo preferir el modo Oscurecer.

No obstante no siempre funciona y en ocasiones hay que recurrir a los procedimientos anteriores, sobretodo cuando la zona a corregir tiene una textura distinta a la colindante. Por ejemplo, la zona corregida de la línea de una arruga marcada dependiendo de la selección puede llegar a desaparecer. 

Conclusiones

No existe ninguna herramienta automática que de forma definitiva solucione el problema del retoque, al menos hasta la versión que yo conozco (CS6), por lo que todo se resume a una cuestión manual a la que debemos dedicar algún tiempo y sobretodo paciencia.

Con pequeñas áreas el trabajo es rápido y simple, pero se complica en las zonas grandes. En todo caso el Tampón con los modos Oscurecer y Aclarar suelen ser los más apropiados en la mayoría de las situaciones, aunque sin descartar el modo Normal y la combinación con el Parche si el área es muy grande y el resultado es muy empastado.

En todo caso la muestra de donde copiamos debe tener una luminosidad menor o similar para puntos blancos a la necesaria, y a la inversa para los negros, y, con zonas no uniformes, debemos cambiar la referencia para ajustarla a las formas que deberían existir en la zona a intervenir.

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

10 comentarios:

  1. Tengo miles de negativos antigüos(blanco/negro), comprados en el rastro de Madrid. Me gustaría encontrar a alguien que los viese, y me diga si tienen algun valor (o quizá comercialización?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco una persona que tiene interés en negativos antiguos, es José Luis Mur de FOTOCASION. Es posible que le hayas comprado todos o algunos de los negativos a él. Me ha informado que sólo le interesan los de fotógrafos españoles y deben estar las imágenes perfectamente identificadas con fecha y lugar. En cuanto al soporte valora más si se trata de placas que si es de gelatina.

      Eliminar
  2. NO SE EN QUE CIUDAD VIVES ? PERO TENDRIAS QUE LLEVARLOS A ALGUN SITIO Q LOS VALORARAN, COMO UNA FOTOTECA, DONDE HAY TÉCNICOS Q PODRIAN AYUDARTE.

    ResponderEliminar
  3. UNA VEZ DIGITALIZADOS LOS NEGATIVOS BN,INVERTIDOS Y EDITADOS, ¿COMO LOS GUARDO EN ESCALA DE GRISES O EN RGB?

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es no realizar más conversiones que las estrictamente necesarias, es decir, guárdalos con el mismo modo que hayas utilizado al escanear.

    Las conversiones resérvalas para cuando te decidas a imprimir

    ResponderEliminar
  5. buenos días jorge miguel.

    Estoy digitalizando un gran volumen de negativos historicos, 35 mm , 6x6, 6x9 y placas de cristal 9x12 y 13x18. Para la captura dispongo de un EPSON PERFECTION V750 PRO ; un escaner dedicado OPTIFILM 8200 de 35 mm ; y una NIKON D800 de 36 megapixeles montada en una mesa de reproduccion con caja de luz profesional, despues de hacer varias pruebas lo que me da mas calidad y resolucion son las que he capturado con la NIKON en RAW.
    _¿¿En tu opinion puedo sacar mas partido con los escaners??
    _¿¿Una vez editadas en cámera raww y photoshop, al ser monocromos, guardo los archivos en TIFF Y ESCALAS DE GRISES O TIFF RGB, AL TENER ESCALA DE GRISES SOLO 256 TONOS Y RGB MILLONES DE TONOS Y PESAR EL TRIPLE??


    MUCHAS GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a la primera pregunta no puedo responderte con seguridad, ya que no he realizado pruebas ni tengo equipos con las prestaciones que me indicas.

      Con esa cámara si cubres completamente un formato de 24x36 mm estás escaneando, aproximadamente, a 5.200 dpi que es una alta resolución, mayor que la que yo puedo utilizar con mis medios.

      Si fotografías en RAW, en el revelado posterior del archivo, como sabes, se producirá una conversión que interpretará la matriz de Bayer y obtendrá los 16 bits en cada canal, y si el negativo es BN y los sensores perfectos en cada canal la información sería muy parecida (salvo coloración de la película) o prácticamente idéntica.

      A mí se me ocurren varias cuestiones que se supone que deberían estar corregidas con un producto más específico como lo es el escáner como lo son: la nitidez entre el centro y las esquinas, las lentes han sido son diseñadas especialmente para esa distancia, por cada píxel se capturan los tres colores...; por lo que se supone que el escáner es mejor pero la tecnología avanza brutalmente.

      No obstante, lo anterior no es totalmente cierto ya que, como menciono en los documentos publicados, el escáner también tiene inconvenientes importantes, por lo menos con mis equipos.

      En cualquier modo tú eres el mejor juez y si has constatado o consideras que el resultado con la cámara es mejor adelante con ese método.

      En cuanto al almacenamiento, insisto en que si originalmente se ha capturado en color RGB mejor no convertir y almacenarlo como tal, a pesar del tamaño de archivo.

      Eliminar
  6. Hola Jorge, me ha parecido muy interesante este artículo y te queria comentar una cosa para ver si me puedes sacar de dudas.
    El caso es que tengo muchos negativos en blanco y negro de mi padre que era fotógrafo taurino, y con ellos estoy haciendo un blog dedicado a él (mondejarfoto.blogspot.com) además de tambien una cantidad de negaticos en color. Hace tiempo me escanearon varios que son los que actualmente estoy publicando, pero ahora me he dicidido a adquirir un escaner de negativos para seguir haciendo el trabajo. El caso es que, según he leido en algunos sitios, no todos los aparatos sirven para escanear en blanco y negro, por lo que me tendria que comprar uno especifico que lo hiciera tanto en color como en b/n. A algunas personas que les he consultado me han dicho que eso no es cierto y que cualquier aparato me escanearia lo mismo un negativo en color como en b/n, lo que podría pasar es que el resultado fuera en color sepia, cosa que no seria problema ya que es facil pasar a b/n con algún soft.
    ¿Me podrias aclarar estas dudas?
    ¿Podría escanear b/n aunque el escaner no lo especifique o tendría que ser uno que entre sus caracteristicas estuviera la de escanear tanto en b/n como en color?
    ¿Es cierto que el resultado de un escaner de negativos que no especifique que sirve para b/n el resultado seria en sepia y que con soft. se podría pasar a b/n?
    Necesito orientación y he visto que estas muy puesto en el tema.
    Muchas Gracias por tu ayuda y un saludo.
    Jose Maria
    mondejarfoto@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los escáneres del mercado que conozco sirven tanto para negativos BN como de color, en realidad trabajan en color y convierten a BN mediante software, cuando se les configura el modo escala de grises.

      Desconozco si hay algún tipo de equipo que no permita dicha conversión, pero si es así, entiendo que no sería muy aconsejable ya que yo sospecharía también de su calidad y para el trabajo que pretendes usarlo creo que lo último es muy importante; en cualquier caso siempre se puede convertir de color a BN con otros programas.

      Por otro lado, he visto las fotos de tu blog, tienes imágenes excelentes y de mucho interés; pero, a nivel técnico, he observado que hay pérdida importante de detalle en las sombras profundas, un exceso en las luces y pocas tonalidades intermedias. Esto es una apreciación mía y desconozco si el problema reside en el negativo original, en un escaneado incorrecto, en el procesado posterior... y tampoco sé si te gustan así; considéralo, por tanto, como una simple observación por si te sirve de ayuda y puedes corregir algo en el futuro.

      Eliminar
  7. Hola Jorge. Muchas gracias por tus aportes.
    Necesitaría saber a cuántos ppp debería escanear un negativo ByN para luego poder ampliar a 80 cm x 100 cm.?
    Desde ya muchas gracias...!!
    serarens@yahoo.com

    ResponderEliminar

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.