11 de mayo de 2016

Fotografías. Fotomontajes por José Manuel Saiz

El espacio personal de José Manuel Saiz. ¡Una propuesta de pleno goce estético y conceptual!   © Jorge Lidiano

Conociendo algunos años a José Manuel Saiz no podía imaginarme que me encontraba ante un autor con una amplia obra personal ya que, al contrario de otros muchos, no suele publicitarla. Solamente por mi insistencia he descubierto tardíamente la intensa creación que desarrolla.

Es un artista reservado en su área privativa que, sin embargo, ha alumbrado abundantes imágenes propias y para otros autores a lo largo de sus años como experto en edición y como fotógrafo de la industria y de la moda. Su profundo conocimiento y extenso dominio de la técnica, le han permitido afrontar las facetas personal y profesional con unos resultados altamente pulcros y creativos. José Manuel, además, no oculta celosamente hacia los otros su sapiencia, sino que le apasiona compartirla sin dejar resquicio alguno.

La serie que aquí nos presenta irrumpe plenamente en el plano intimista, como si quisiera evadirse de los habituales trabajos con modelos, sometidos a la tiranía del sujeto y del cliente. Su obra reflexiona e investiga sobre su mundo subjetivo, transitando desde el exterior hacia un espacio íntimo que le deja materializar sus obsesiones, sus miedos, sus pasiones, sus alegrías..., y donde solamente él decide.

La simbología, figurada con objetos sobre escenarios escogidos, erige un puente entre lo oculto y lo evidente, entre lo conceptual y lo estético, entre lo dicho y lo entendido, entre lo real y lo imaginado..., sin imponer la unicidad de un solo mensaje. No hay cadenas entre el creador y sus observadores, sino que los últimos heredamos la libertad de descifrar por nosotros mismos. Así, ¡La correlación del ideario propio junto con la proyección de nuestro sentir y conocer, nos permitirán interpretar las obras y gozarlas como nuestras!

Lo dicho anteriormente, no entraña que José Manuel no conciba y plasme un mensaje individual en cada una de sus imágenes, ni tampoco que pretenda que su discurso subliminal quede abismalmente oculto, por ello nos facilita ciertos códigos e iconos que pueden repetirse con insistencia. No obstante, opta por realimentarse con la diversidad de nuestras interpretaciones, sin menoscabo de que el flujo finalmente devenga inequívocamente para ambos sentidos enriquecedor.

El trabajo es finalmente complejo, con abundantes matices en sus formas y colores, así como de una extraordinaria calidad técnica y belleza. Nos transporta hacia un universo onírico propio,  ordenado, y cuyo tiempo se asemeja congelado, invitándonos a participar en su libre disquisición.
© José M. Saiz.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.