26 de agosto de 2015

Fotografías. Bodegones 1992 por Paulina López

Que la fotografía no es un testigo notarial de la realidad todos lo sabemos.

De hecho algunos autores -uno de cuyos principales valedores ha sido y lo es el español Joan Fontcuberta- lo han demostrado insistentemente creando ficciones que el espectador asimilaba a realidades, cuando mayor era la mentira mayor quedaba patente nuestra ingenuidad.

En un plano distinto, los bodegones de Paulina también están lejos de la realidad, han sido minuciosa y organizadamente construidos por la autora para materializar algo que aunque depende del objeto físico no es parte de él sino solo una huella de la luz que lo atraviesa.

Las sombras dibujadas adquieren de este modo la categoría de lo palpable por lo que permanecerán inalterables hasta la destrucción del original, creando en dicho intervalo dualidades intermedias que originarán ambigüedades en el observador.

Por suerte, estos escenarios efímeros perdurarán al ser registrados sobre la bi-dimensionalidad fotográfica, dejando testimonio de esa existencia construida.

Jorge Lidiano

© Paulina López.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.