30 de agosto de 2015

Técnica fotográfica. Escanear negativos blanco y negro. El histograma

Fecha última modificación: 30/08/2015
Fecha creación: 30/08/2015
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado


Si alguno de los lectores observa errores u omisiones importantes, o bien conoce otros métodos y procedimientos interesantes, si lo desea puede compartirlos y serán publicados.
               
En tal caso lo podéis comunicar a través de los comentarios o directamente a mi correo electrónico.

¡SEGURO QUE ESTARÍAMOS TODOS MUY AGRADECIDOS!

DOCUMENTOS RELACIONADOS

He publicado o publicaré otros documentos relativos al proceso del escaneado, la mayoría dedicados específicamente al B&N. Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:


ÍNDICE DEL TUTORIAL

Introducción
Pre-visualizar
Controles de luminosidad
Otros ajustes
Ajustar curva de tonos
Brillo y contraste
Conclusiones

Introducción

En este tutorial vamos a tratar los ajustes que afectan a la distribución de tonalidades y el contraste de la imagen. Nos basaremos para su desarrollo en el escáner EPSON V750 PRO, aunque lo tratado será fácilmente extrapolable a otros equipos ya que suelen presentar características y opciones similares.

Pre-visualizar

Antes de proceder al escaneado de un original lo lógico es pre-visualizar el área que se desea capturar marcándola y realizando seguidamente un zoom sobre la misma. Este método manual se denomina generalmente modo Normal y requiere que la opción de modo Miniaturas se desactive mientras que la Auto-exposición y el Auto-enfoque se seleccionen, si no lo están por defecto y el equipo lo permite.

Con las miniaturas el escáner localiza los distintos fotogramas de la superficie del equipo, a veces incorrectamente, y los muestra. Aunque este modo es apropiado para ahorrar tiempo escaneando todo el lote de imágenes con un único proceso no permite ajustes individuales, por lo que no vamos a incidir en él y nos centraremos en el procedimiento manual. 

Controles de luminosidad

Una vez efectuada la Pre-visualización general se mostrará el histograma y los ajustes determinados automáticamente por el escáner. Sobre la imagen se reflejarán a su vez las luminosidades resultantes de la aplicación de los mismos por lo podremos apreciar fielmente el resultado si tenemos el monitor correctamente calibrado.

Con los cursores de Entrada se determinan dos valores de luminosidad, uno para las sombras y otro para las luces, a los que se asignarán las tonalidades indicadas en los valores de los cursores de Salida.

En la figura 1 vemos como el cursor negro de entrada, determinado automáticamente en la pre-visualización, ha quedado situado en el valor 49 mientras que el correspondiente de la salida está en el valor 18, esto significa que todos los puntos del original que el equipo capture con luminosidad 49 los asignará exactamente al valor final 18.

Para el cursor blanco se aplicará una conversión análoga pero... ¿Qué tratamiento tienen el resto de tonalidades? Éstas se distribuirán de forma automática aplicando una conversión matemática que tiene en cuenta la posición del cursor gris y la forma de la Curva de Tono seleccionada.


Ajustar el histograma

El histograma, representado con un área sólida de color negro en la figura 1, nos indica la distribución de tonalidades de la imagen que ha medido el dispositivo. El punto más alto de su perfil superior corresponde al tono en el que se sitúan un mayor número de píxeles y, en el lado opuesto, no hay ningún píxel en una tonalidad cuando la altura es cero.

Podríamos pensar que lo ideal es que exista una traducción lineal de las densidades medidas que reflejen fielmente la gradación tonal de la película, pero dicha situación no siempre es la más acertada. Por ejemplo, en un retrato a contraluz se ensombrecen las caras comprimiendo su contraste local, con resultados poco agradables cuya corrección puede implicar el uso de técnicas tipo HDR mezclando imágenes a partir de varias muestras tomadas con diferentes ajustes. Además, recordemos que en una película negativa las luces se han registrado de forma no lineal y que por tanto tendremos que corregir dicha respuesta.

Volviendo al ajuste automático, si observamos detenidamente la imagen de la figura 1, parece como si se hubiera perdido parte del detalle, sobre todo en la zona de altas luces del cielo y en el pelo negro de la niña.

Para recuperar dichas áreas se puede probar el actuar sobre los cursores bajo el criterio de ajustar los de entrada a los extremos del histograma y los de salida a los valores máximos que permite la codificación digital de las tonalidades.

Con esas premisas se ha obtenido el resultado mostrado en la figura 2. En ella no se aprecian demasiado los sutiles ajustes aplicados pero sí parece que globalmente la imagen está menos contrastada que la de la figura 1 cuyos resultados a primera vista parecían muy aceptables.

No obstante, si acostumbramos a trabajar con histogramas nos extrañará que los cursores de salida no se sitúen en los valores máximos (0 y 255), como tampoco lo hacen los de entrada que están en el interior en lugar de los extremos. Ello nos hace temer que tal vez el resultado no sea el mejor y se pueda producir amontonamiento en las altas luces o sombras profundas con la consiguiente pérdida de detalle.

En la segunda imagen (figura 2), donde se han corregido las mencionadas incongruencias reajustando los cursores, el resultado cambia lo que no es óbice para que algunas características vayan a peor. De hecho hemos mejorado el detalle en todas las zonas en detrimento de su viveza.

La cuestión es ahora: ¿Con los ajustes manuales se podrán superar los resultados automáticos?  Parece evidente que si la imagen no la vamos a tratar posteriormente mejor nos quedamos con la versión automática por su aspecto más vigoroso, pero en fotografía el esfuerzo tiene su recompensa y para corregir es mucho mejor la opción manual.

Conviene observar que para el color existen tres canales por lo que los niveles pueden ajustarse individualmente o sobre el canal compuesto, aunque normalmente es más recomendable lo primero. En nuestro caso de fotografía en B&N no existe ni duda ni elección.

Después del ajuste manual básico, es posible que la imagen nos sea ya satisfactoria, pero si nos parece poco contrastada queda el recurso de desplazar los cursores negro y/o blanco hacia el interior del histograma, aumentando el contraste a costa de una ligera pérdida de detalle que puede no ser relevante. Evidentemente si partimos de imágenes sobre o subexpuestas dicha técnica agravaría la situación.

No hemos mencionado hasta el momento nada respecto al cursor de entrada de color gris, tonalidad a la que se asigna el valor medio de la escala de salida (128) cuando los cursores negro y blanco están en los máximos.(0 y 255). Cuando movemos uno cualquiera de los otros dos cursores su valor se recalcula automáticamente, al igual que ocurre si ajustamos los Niveles en un programa de edición como Photoshop. También podemos reajustarlo manualmente de forma que acercándolo al cursor blanco oscureceremos la imagen resultante y si lo desplazamos hay el negro la aclaramos. 

Con el histograma no podemos hacer muchas cosas más, salvo marearnos y perder detalles inconscientemente. Por ello prefiero aplicar la mayor parte de los ajustes en el programa de edición y no arriesgarme a perder definitivamente parte de la información.

Otros ajustes

Ajustar curva de tonos

El equipo permite también establecer una Curva de Ajuste de Tonos con controles en varios puntos similares a los de las Curvas de los programas de edición por lo que, normalmente, prefiero aplicar dicho ajuste en los últimos.

Brillo y contraste

El equipo dispone también de ajustes con cursores para el brillo y el contraste utilizables de forma alternativa o complementaria al histograma o a las curvas, pero es mejor usarlos en el programa de edición salvo para casos muy concretos.

Conclusiones

El escáner permite unos ajustes básicos cuya aplicación afecta a toda la imagen sin posibilidad de afección por zonas y con una apreciación de los resultados visualmente limitada.

El equipo mide luminosidades y aplica unas operaciones matemáticas de tratamiento en base a los parámetros elegidos sin posibilidad de reedición de posibles valores incorrectos. Por ello, ante la menor duda, es mejor dejar algunos de los ajustes para un programa de edición posterior.

No obstante, el ajuste manual del histograma sí puede ser importante para evitar la pérdida de detalle que podrían provocar los algoritmos automáticos.

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.