19 de agosto de 2013

Técnica fotográfica. Manejo de la cámara. Modos de disparo

TÉCNICA FOTOGRÁFICA. MANEJO DE LA CÁMARA. MODOS DE DISPARO
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Fecha última modificación: 19/08/2013
Fecha creación: 19/08/2013
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS


¿Con qué modo de disparo debo utilizar la cámara?

¡En modo manual!, es una respuesta frecuente de un fotógrafo experimentado a la pregunta que, también frecuentemente, plantean los que se inician en la fotografía. Para mí, detrás de esa respuesta, se esconde el afán de crear una barrera entre lo amateur y lo profesional, en el que yo también he caído en alguna ocasión.

Los modos de disparo, normalmente disponibles en las cámaras a través del dial de selección, nos permiten elegir la forma de determinar las parámetros de control de la exposición y son los que a continuación describiremos.

Prioridad al tiempo de exposición (Tv en Canon, A en Olympus y Nikon)

El usuario elige el tiempo de exposición y la cámara determina la abertura necesaria del diafragma para una correcta exposición. Este modo permite controlar el grado de movimiento de la imagen entre totalmente congelada (figura 1) a completamente borrosa, pasando por combinaciones de zonas estáticas y movidas (figura 2).

Es imprescindible usar este modo de control para asegurarnos poder parar el movimiento de sujetos de desplazamiento rápido, aunque se requiere cierta experiencia para decidir la velocidad adecuada ya que no sólo hay que considerar la propia del objeto sino también el apoyo de la cámara y la longitud focal utilizada y, con velocidades lentas, es siempre complicado predecir el resultado.

A nivel práctico es muy cómodo usarlo en series de fotografías donde hay bastante luz y se espera que los sujetos van a estar en continuo movimiento, por ejemplo en eventos deportivos, o cuando usamos teleobjetivos. Bajo estos supuestos una velocidad alta como 1/1000" o mayor nos asegura evitar que las fotos salgan movidas.

Prioridad a la abertura del diafragma (Av en Canon, S en Olympus y Nikon)

El usuario elige la abertura del diafragma y la cámara determina el tiempo de exposición correcto.

Su uso principal consiste en establecer la cantidad de enfoque o desenfoque de los distintos planos de la imagen, por lo que resulta muy apropiado para el paisaje y para el control del desenfoque de los fondos en el retrato.

En la figura 3 observamos el enfoque extremo de la textura de la piel que contrasta con el desenfoque del enigmático personaje, causado por el uso de un diafragma muy abierto; mientras que en la figura 4 todo el campo está enfocado.

Es muy difícil conocer con las mayoría de las cámaras actuales la profundidad de campo obtenida con un determinado diafragma -antiguamente existía un botón para comprobar el efecto- ya que, además, depende de la distancia de enfoque y de la longitud focal. Por ello, este modo, al igual que ocurre con el anterior, se utiliza de forma intuitiva imaginándonos el resultado en base a las experiencias anteriores.


Si, por ejemplo, vamos a realizar una serie de retratos en la calle y queremos separarlos del fondo para que este no nos interfiera introduciendo ruido a la composición, resulta sencillo utilizar este modo con un diafragma muy abierto y como la velocidad será alta evitaremos imágenes de movimiento indeseado.
Manual (M)

El usuario elige tanto la abertura del diafragma como el tiempo de exposición, y es adecuado cuando hay tiempo para decidir los valores de dichos parámetros, por lo que no es recomendable para el reportaje y sí muy acertado para el paisaje y el retrato en estudio.

Con él se puede conseguir la exposición óptima y ajustar el histograma cuando este no ocupa la totalidad del rango dinámico.

En el supuesto de querer decidir un tiempo de exposición y una abertura de diafragma concretos, para que la exposición sea correcta será necesario intervenir sobre la sensibilidad y ello no siempre será viable. Por ejemplo, si queremos usar un diafragma abierto con una velocidad lenta a pleno sol, no hay más remedio que usar filtros de densidad neutra para reducir el exceso de luminosidad.

Programa (P)

La cámara determina la abertura del diafragma y el tiempo de exposición según un programa patrón, controlando la sensibilidad en algunos equipos.

Otros parámetros a considerar

Existen otros dos parámetros que también intervienen en la exposición y que tenemos que elegir previamente, me refiero a la sensibilidad y a la compensación de la exposición.

Respecto a la primera, como norma general, se debe usar preferentemente la nativa del sensor, que suele ser la más baja, sobretodo para evitar que aparezca demasiado ruido; en todo caso, a menor luminosidad en la escena se requerirá mayor sensibilidad -salvo que busquemos fotos movidas- y a la inversa. En cuanto a la segunda mejor que esté en 0 para evitar que se nos olvide en las nuevas imágenes.

Preferencias y uso personal

Ninguno de los modos es mejor que otro sino que depende de los gustos personales y el  estilo de fotografía a realizar.

Personalmente el modo que más uso es el de prioridad en la abertura, ya que no me importa que pueda aparecer movimiento en alguna de mis imágenes y sin embargo sí me interesa controlar la profundidad de campo pero... si te gustan las imágenes totalmente congeladas tu modo es el de prioridad al tiempo de exposición, si te gusta el paisaje relajado y utilizas el trípode usa el modo manual y..., en cuanto al modo programa, mejor relegarlo. 

Es evidente que al determinar un modo no podemos olvidar los otros parámetros que decide la cámara, sino que tenemos que permanecer siempre vigilantes, ni tampoco obviar que la cámara puede decidir una exposición incorrecta a nuestros objetivos.

Pasos para la toma fotográfica

Los pasos para la toma fotográfica deben ser por orden:

1.
Seleccionar la sensibilidad en base a la luminosidad de la escena
2.
Elegir el modo según nos interese controlar el grado de movimiento o de profundidad de campo y, según caso, escoger la velocidad o la abertura
3.
Medir la luz según el encuadre realizado y comprobar que el parámetro determinado por la cámara es también adecuado
4.
Verificar que es coherente y posible la exposición determinada mediante los avisos de la cámara de sobre o subexposición
5.
Disparar y comprobar el histograma para corregir defectos de exposición, si es necesario usando el selector de compensación en la nueva toma
6.
Visualizar la imagen y comprobar que se ajusta a lo esperado. Por ejemplo, si usamos velocidades demasiado lentas pueden aparecer zonas movidas (figura 2) y con diafragmas abiertos poca profundidad y efecto de desenfoque

Está claro que los pasos indicados no hay que seguirlos estrictamente en cada toma sino que algunos ajustes se mantendrán si se trata de una misma serie y no cambian las condiciones de luz, de lo contrario pocas fotos tomaríamos.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.