28 de febrero de 2014

Técnica fotográfica. Escanear negativos blanco y negro. Ajustes generales

Fecha última modificación: 01/03/2014
Fecha creación: 04/02/2012
Versión: 2.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - MedioAlto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS

He publicado varios documentos relativos al proceso del escaneado, la mayoría orientados específicamente para el B&N. Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:



Introducción

Un remedio para aquellos que dispongan y quieran aprovechar actualmente los negativos (o diapositivas) argénticos -positivar en papel cada vez está resultando más complicado y caro- consiste en convertirlos a digital utilizando para ello un escáner.

Si queremos obtener una buena reproducción para las películas necesitamos un equipo de buena calidad y excelentes características técnicas, aunque no podemos pretender igualar nunca la del negativo. A pesar de su precio elevado, es recomendable utilizar un dispositivo específico para este soporte y no uno polivalente, como por ejemplo uno multiuso plano, salvo que éste sea excelente o no tengamos otro remedio.

El proceso de escanear parece en principio una tarea fácil, es cierto que los equipos actuales nos la facilitan, pero puede complicarse dependiendo del estado del material, siendo más sencillo para el blanco y negro ya que el problema se reduce al registro de luminosidades y no hay que efectuar tratamiento de color para corregir los colores desvanecidos o que no tienen que ver con la realidad.

Además, en él intervienen varios conceptos como la resolución, el destramado y otros, que implican una serie de decisiones difíciles para un usuario no experimentado y que, unidos a otros problemas que pueden surgir de tipo mecánico, hacen necesario un conocimiento profundo del equipo.

Características relevantes en la selección de un escáner

Existen varios parámetros que son vitales ante la decisión de compra de un escáner , a saber:

1.
El rango dinámico, relacionado con la capacidad del mismo para registrar las densidades altas (las más opacas) de la película, que debe ser suficiente para no perder los detalles sutiles de las altas luces en los negativos o de las sombras en las diapositivas. En un negativo de B&N podemos alcanzar densidades de 2'5 por lo que la Dmax (densidad máxima) del escáner debería ser igual o superior a dicho valor. El concepto de densidad es importante y lo he tratado ampliamente en: 'EL SISTEMA DE ZONAS. 1/ DEFINICIÓN Y CONCEPTOS PREVIOS'
2.
La resolución óptica que nos debe indicar el fabricante. Depende del sensor y de su tecnología (diodo, láser...) y debe ser coherente con el tipo de material que deseamos escanear. Bajo ningún concepto conviene superarla ya que el equipo interpolaría por software, proceso que es mejor realizarlo con un programa más especializado con el que se obtendrán mejores resultados y la posibilidad de re-edición
3.
La profundidad de bits afecta a los niveles de codificación de las luminosidades y, evidentemente, es preferible un equipo de 16 bits (65.536 niveles) frente a uno de 14 bits (16.384 niveles), ya que con el primero se consigue una gradación tonal más extensa

Además, también debemos considerar que: sea robusto y sus resultados repetibles, tenga un buen sistema de sujeción del negativo, admita multimuestras, permita un enfoque manual y disponga de algoritmos software para reducción de ruido, restauración de color..., aunque esto último puede realizarse en una edición posterior ya que en ocasiones puede provocar la aparición de puntos absurdos o extraños artefactos.

Parámetros y ajustes generales con negativos en B&N

Los parámetros fijos con los que se aconseja generalmente trabajar son como mínimo los siguientes:

1.
La mayor profundidad de bits disponible (por lo menos 14 bits), 8 bits sería inadmisible y se notarían las transiciones tonales ya que sólo tendríamos 256 niveles de codificación. Y no vale pensar que si son 8 bits en color tendremos 24 bits puesto que 16 serían inútiles
2.
Modo en escala de grises, preferiblemente a modo en color RGB ya que en cada canal la información sería redundante y el tamaño del archivo mayor
3.
Tamaño de salida igual que el de entrada, no tiene sentido cambiarlo ya lo ajustaremos cuando vayamos a imprimir
4.
El archivo generado conviene que lo sea en formato TIFF de 16 bits, hay que olvidarse totalmente del JPG
5.
Perfil de salida Gray gamma 2.2, para imitar la gamma normalmente predeterminada en un monitor

En cuanto a los ajustes y decisiones variables, necesarias para adaptarnos al material a escanear, son significativas las siguientes:

1.
Ajustar la escala de luminosidades de salida para abarcar la totalidad de los valores existentes en la película, aplicando para ello un ajuste de curvas sobre las luminosidades de entrada. Es decir, si por ejemplo el rango de entrada está entre 12 y 235  se debería convertir linealmente de 0 a 255, sin descartar la posibilidad de aplicar una curva no lineal para separar o comprimir determinadas zonas, aunque yo prefiero normalmente dejar este ajuste para un procesado posterior
2.
Determinar la resolución a emplear. Este tema es objeto de estudio en profundidad en otro documento
3.
Decidir si utilizamos algún tipo de corrección software como aplicar una máscara de enfoque. Mi experiencia negativa con algunos equipos me aconseja evitarlo en lo posible, aunque posteriormente me suponga un mayor trabajo


© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco de antemano tus comentarios. Si requieren una respuesta por mi parte y la conozco, la publicaré lo antes que pueda en esta misma entrada.