22 de abril de 2015

Técnica fotográfica. El libro fotográfico de autor. Autoproducción

Fecha última modificación: 19/04/2015
Fecha creación: 19/04/2015
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - AltoAvanzado
DOCUMENTOS RELACIONADOS

Los siguientes documentos pueden ser un complemento necesario o interesante para entender este tutorial:



ÍNDICE

EL LIBRO FOTOGRÁFICO DE AUTOR. AUTOPRODUCCIÓN

Introducción
Tamaño del libro
Márgenes
Desviación del papel
Tamaños finales según la orientación del papel
Impresión con el pliego en horizontal
Impresión con el pliego en vertical
Líneas de corte
Cortado y doblado del pliego
Compensación del doblado
Diseño con Photoshop
Maquetación con Photoshop
Imprimir con en 4 operaciones por pliego con PS
Antes de empezar
Pasos del proceso
Márgenes resultantes laterales no simétricos
Repintado
Encuadernación
Conclusiones

  
Introducción

Actualmente ya no tenemos que estar sometidos a que una editorial decida publicarnos un libro, sino que existen muchas alternativas que nos lo permiten realizar de forma individual y personal.

El proceso de autoedición o autoproducción de un libro fotográfico de autor puede resultar más o menos complejo dependiendo de la fase a alcanzar. De tal modo, puede ser tan válido conformarnos con un diseño básico o esbozo de diseño, definiendo solamente un orden de páginas; como realizar un proyecto más avanzado y creativo con cambios frecuentes en posiciones y tamaño de las imágenes y los textos. Incluso, abarcar hasta la producción propia con la selección de papeles y tintas, maquetación e impresión personal redondeando el trabajo con una encuadernación artesanal. En cualquier caso nos obtendremos un producto para mostrar nuestros trabajos fotográficos de manera fácil y relativamente económica.

Existen muchas plataformas populares como: Hoffman, Blurb, Lulu..., que facilitan actualmente la autoedición de un libro con diferentes niveles de calidad, profesionalidad y precio. Para usarlas basta con editar y situar nuestras imágenes y textos creando o usando las plantillas disponibles.

En este tutorial no vamos a tratar sobre ellas pues existe al respecto mucha información publicada en la web, sino que me voy a centrar en algunas de las cuestiones relativas a la autoproducción, de utilidad para los autores que deseen experimentar por ellos mismos hasta la etapa de la impresión. Incidiremos en detalles, con los que me he tropezado en la edición del trabajo fotográfico Let’s go to the beach, relativos al tamaño, maquetación e impresión final de un libro por las dos caras.

Tamaño del libro

El tamaño del libro va a depender, además de nuestros gustos y del diseño, de las dimensiones de los pliegos de papel comercialmente disponibles, lo que puede provocar importantes desperdicios en caso de tener las dimensiones  exactamente determinadas e inamovibles. Y de la forma final de encuadernación, pues no es lo mismo utilizar cuadernillos cosidos que hojas sueltas y pegadas. El primer supuesto implica mayores tamaños de papel por el doblado y en el segundo hay que considerar si el diseño conllevará el pegado en el costado de la fibra o en el de la contra-fibra, ya que podría ser también relevante.

En nuestro caso vamos a partir de unas dimensiones de 50x35 cm y un estructura de libro de cuadernillos cosidos, para calcular con ello el tamaño final resultante.

Con dicho supuesto aparecerán dos posibilidades de tamaños en la división del pliego, a saber, 25x35 cm (ancho x alto) y 50x17’5 cm (alto x ancho); con una mayor dimensión en vertical no muy apropiada para imágenes horizontales, siendo la segunda la peor opción.

Si el papel lo cortamos con las dimensiones indicadas y lo doblamos por su lado mayor resultan los tamaños de hojas finales de 17’5x25 cm (ancho x alto) y 25x17’5 (ancho x alto), mitad de los rectángulos azul y rojo respectivamente de la figura 1. 

Para el desarrollo de este tutorial vamos a centrarnos en el tamaño de 25 cm de ancho por 17’5 cm de alto, que es más apropiado para las imágenes horizontales. Con soportes de papel para impresión a doble cara y dicha división (corte y línea negra de doblado de la figura 2), contando con el anverso y el reverso conseguiremos finalmente 8 páginas por cada pliego.

Márgenes

No se puede pretender que el tamaño final de una página del libro sea exactamente el indicado ya que, dependiendo del equipo de impresión y método de encuadernación, es necesario dejar márgenes que reducirán la superficie útil.

Para empezar, puede que el papel no venga con los costados totalmente rectilíneos como ocurre con algunos artesanales de algodón y tendremos que cortarlo para dejar sus lados rectilíneos y a escuadra. En consonancia con mi experiencia, consideraré dicho supuesto desfavorable y un tamaño tras el corte de 487x347 mm.

Para imprimir con el plotter EPSON STYLUS PRO 7800, como es mi caso, hay que dejar márgenes en cada lado puesto que el área de impresión no cubre todo el papel físico. Además, el equipo no tiene todos los márgenes simétricos y requiere al menos 13 mm para el lado inferior y 3 mm para el resto, lo que influirá en la decisión sobre la orientación más conveniente del papel.

La figura 3 muestra en negro el exceso de superficie requerida con la impresión horizontal (izquierda) o vertical (derecha). En ella se aprecian asimismo unas líneas rojas y un rectángulo negro, exteriores a las páginas del libro. Las primeras servirán para el corte final de los cuadernillos y el segundo para establecer un mismo origen de alineación para todas las hojas.

En nuestro caso, los márgenes que hemos concretado con la orientación horizontal son los siguientes:

Línea de color negro:
2 mm en cada lado respecto al borde blanco exterior
Líneas de corte rojas exteriores:
4 mm en cada lado respecto al borde blanco exterior
Entre líneas rojas de corte centrales:
6 mm

Por otro lado, debemos considerar para papeles artesanales o no totalmente planos que el cabezal puede manchar el costado por donde se inicia la impresión. Esto no representa un problema con el margen de 7 mm (4+3) previsto desde la línea roja de corte del lado superior (inicio) hasta el borde.

Sin embargo, sí supone un pequeño calvario en la impresión a dos caras la falta de guías de sujeción lateral del dispositivo, que ocasiona desviaciones del papel y por tanto desajustes entre las mismas. Ello nos obliga a prever otro espacio en los laterales para garantizar que nunca la imagen se saldrá de su área de impresión. Y aunque hemos añadido 2 mm de seguridad para absorber la desviación máxima del marco exterior negro, con otros equipos podrían quedarse escasos.

Finalmente, indicar que se han considerado 6 mm considerados entre las líneas rojas centrales para facilitar el corte del papel por la mitad, amén de compensar lo anterior.

Desviación de papel

Como acabamos de apuntar, el problema de la desviación del papel es especialmente relevante en la impresión a dos caras y la mejor manera de evitarlo es siendo muy precisos en el momento de su colocación.

La figura 4 evidencia el resultado de la desviación en la impresión de una cara del pliego (líneas rojas) respecto a la otra (líneas azules). En ella se observa un solapamiento de líneas centrales que puede ocasionar, con desviaciones importantes, una invasión de los contenidos inferiores en el área superior, reduciéndose la superficie final aprovechable (área gris). No conviene por tanto ajustar demasiado sino dejar un margen más holgado (figura 5), que además facilitará el corte final una vez doblados y cosidos los cuadernillos.

Los 6 mm de margen central previstos pueden ser suficientes si somos muy cuidadosos en la colocación del papel, en caso contrario es más tolerable dejar 1 cm a costa de perder aprovechamiento del soporte. En todo caso, puede ocurrir que debamos sopesar el aprovechamiento de una impresión con una desviación importante, que nos repercutirá en todo el libro, o su repetición.

Yo prefiero la opción horizontal, ya que con la vertical la desviación de las caras es mayor en valor absoluto debido al mayor recorrido del papel.

Tamaños finales según la orientación del papel

Según la orientación del papel resultan dimensiones diferentes y lo lógico, inicialmente, es elegir la que mejor se ajuste a las necesidades del diseño.

Seguidamente vamos a descontar los márgenes descritos anteriormente para calcular el tamaño del área útil resultante con las dos orientaciones posibles.

Impresión con el pliego en horizontal

Dimensión horizontal (mm) = 487 -2x3 (plotter) -2x4 (laterales línea corte roja) = 473
Dimensión vertical  (mm) = 347 -3 (plotter)  -13 (plotter) -2x4 (superior e inferior línea corte roja) -6 (centro)= 317

Impresión con el pliego en vertical

Dimensión horizontal (mm) = 347 -2x3 (plotter) -2x4 (laterales línea corte roja) = 333
Dimensión vertical (mm) = 487 -3 (plotter)  -13 (plotter) -2x4 (superior e inferior línea corte roja) -6 (centro)= 457

Por lo que, al dividir el área resultante por cuatro, una página tendría finalmente 23’65x15’85 cm ó 22’85x16’65 cm si las caras han salido totalmente alineadas, situación poco probable.

El error máximo producido por la desviación se puede es minimizar si en lugar de imprimir toda una cara del pliego a la vez lo hacemos en dos mitades, a costa de aumentar la probabilidad de que se produzca. Este método conlleva más trabajo, pero ahorramos 13 mm del margen que se ubicarán en la mitad sin imprimir, resultando finalmente una página horizontal de 23’65x16’50 cm.

Líneas de corte

Las líneas de corte (figura 5) se ubican en la cara delantera del pliego, son solo de referencia y no aparecerán en el interior de las hojas finales del libro. Las de color rojo se sitúan en los bordes exteriores de las páginas y sirven para señalar su corte final; y las de color negro, que dibujan un rectángulo, se usarán al principio para cortar manualmente con una cuchilla cada pliego, creando una misma referencia de origen que servirá de alineación para los cortes con cizalla y el doblado final de los cuadernillos. 
La cara dorsal del pliego no precisa líneas de referencia rojas, pero son útiles las negras para comprobar la desviación resultante observando el papel al trasluz.

Cortado y doblado del pliego

Dependiendo del grosor del papel crearemos cuadernillos para su cosido de 4, 8, 12... páginas, siempre en múltiplos de 4 (2 páginas delante y dos detrás).

La figura 5 propone la impresión delantera de un pliego, a partir del cual se crearán las 8 páginas del primer cuadernillo compuesto de 2 hojas (figura 6). Para ello, se dividirá primeramente en las 2 hojas cortando por las líneas centrales y los trozos resultantes se doblarán a su vez por la mitad, esta última operación requiere de una plegadora para que la doblez quede bien y no se cuartee.

Las imágenes que se muestran en dicha cara delantera, que representa 4 páginas del libro, se distribuirán de forma que la imagen de las dos señoras se ubicará en la página 8, la de su costado en la 1, las de abajo en las páginas 3 y 6, y el resto se imprimirán en el reverso del papel.

Compensación del doblado

En el diseño de la figura 6 cada cuadernillo se compone de 2 hojas y contendrá 8 páginas del libro. En él las páginas 3/6 y 4/5 ocuparán el interior y, tras el doblado, pueden sobresalir algún milímetro con relación al resto. Este último detalle habrá que compensarlo en algún momento del proceso para evitar que el contenido ajustado a los bordes verticales exteriores sea recortado.

Diseño con Photoshop

El diseño de las páginas del libro puede realizarse con un programa específico, con un procesador de textos genérico como el WORD o incluso con Photoshop (PS), que es el que describiré en este tutorial. En todo caso, es evidente la necesidad de establecer para las páginas líneas de referencia de ubicación de imágenes y textos como las mostradas en la figura 7. 
No es necesario en esta parte del proceso del diseño considerar el pequeño y recomendable desplazamiento del contenido de  las páginas interiores del cuadernillo para compensar el efecto de doblado, ello se podrá corregir en la maquetación final.

En la figura 8 vemos el lienzo con las 8 páginas del primer cuadernillo, organizadas en 5 alturas de 2 páginas y emparejadas conforme las veremos dos a dos al observar el libro. La del título con la chica caminando es la primera y se acompaña con una página en blanco a su izquierda. Seguidamente, el señor con la silla y la niña con la tabla corresponden a las páginas 2 y 3, y así sucesivamente.

Para apreciar su sensación en el libro terminado la página 8 se acompaña con la 9, teñida de rojo para indicar que pertenece a otro cuadernillo y que se imprimirá en otro pliego. Lógicamente, también se repetirá en el diseño del segundo cuadernillo resaltándola en este caso en rojo.

A partir de la distribución vista del lienzo, tendremos que reorganizar las páginas y generar los documentos finales de impresión creándonos una  Acción en PS aplicable que servirá para todos los pliegos, considerando para ello que:


1.
En la extracción de las páginas individuales hay que recortar el lienzo en porcentajes con varios pasos según las páginas e interesa que al aplicarlos los resultados de cada operación sean números enteros. Por ejemplo, para extraer las páginas 4 y 5 (centrales) recortaremos primeramente el lienzo en vertical en un 20%, seguidamente nos quedaremos con la mitad y finalmente de nuevo recortaremos por la mitad, todo ello con las alineaciones apropiadas. Así, partiendo de 11.700 px en vertical, resultarían 9.360, 4.680 y 2.340 en cada recorte respectivamente
2.
Es importante que el lienzo general se construya con la resolución final de impresión por lo que las imágenes deben prepararse previamente para ella. En nuestro ejemplo la resolución elegida fue de 360 dpi, múltiplo de la máxima de 1.440 del plotter

Maquetación con Photoshop

La maquetación de las páginas implica la organización de las imágenes en los pliegos de papel para que una vez cortados coincidan las páginas con el diseño realizado. Lo ideal es usar programas de publicación y maquetación específicos como Scribus (software libre), Adobe InDesign..., que permiten eliminar o añadir páginas y generar los archivos de impresión fácilmente.

No obstante, también es factible usar un software no especializado, si éste admite procesos con un cierto grado de automatización. Tal es el caso de Photoshop, que me aventurado a utilizar por mis conocimientos sobre los mecanismos que me van a permitir generar los archivos de impresión.

Ciñéndonos al formato de nuestro cuadernillo, bastará con construirnos en PS una Acción que fragmente organizadamente el diseño inicial y nos construya las 2 caras a imprimir en documentos diferentes, incluyendo a la vez el dibujo de las líneas necesarias para el corte y el doblado. Repetimos, no es la mejor opción pero es válida para los que nos gusta y la dominamos.

La figura 9 muestra la disposición final de las imágenes de las partes delantera (arriba) y trasera del pliego (abajo) tras aplicar la mencionada Acción. De las 4 imágenes de cada cara, las 2 de abajo se ubican en las hojas interiores del cuadernillo por lo que, para compensar el doblado, el contenido de cada página individual ha sido desplazado 1 mm hacia el interior en el mismo proceso automático.
 Imprimir en 4 operaciones por pliego con PS

A continuación vamos a describir el procedimiento para imprimir un pliego de 8 páginas en 4 fases, que minimiza  la desviación máxima que se puede producir en el arrastre del soporte.

Es importante para no confundirnos considerar a partir de este punto que si mencionamos  izquierda, derecha, arriba o abajo nos referiremos a la posición con la que vemos la imagen sobre la pantalla, ya que en el plotter la parte superior se sitúa en la parte baja del papel por ser la que primero se imprime

Antes de empezar

1.      Lavarse bien las manos o mejor aún usar guantes de algodón limpios
2.      Comprobar que Las dimensiones del lienzo a imprimir más los márgenes que añade la impresora coinciden con las del papel, es muy importante la exactitud. En todo caso debe ser mayor el soporte o se recortará la imagen
3.      Introducir en el driver de la impresora: tamaño papel, tipo de papel y resolución. Por ejemplo 487 x 347 mm, Doubleweight matte paper (tipo de papel con el que se ha obtenido el perfil) y resolución a elegir entre 360, 720 ó 1.440 dpi dependiente del soporte y archivo de origen

Pasos del proceso

1º Páginas 8/1

1.
Colocar horizontalmente el papel en la impresora para minimizar la máxima desviación
2.
Abrir el archivo correspondiente en PS y recortar un 50% el lienzo en altura, quedándose con la parte superior. Verificar que en la pantalla quedan las páginas 8 a la izquierda (señoras paseando) y 1 a la derecha (chica paseando y título)
3.
En el driver del dispositivo desactivar la Gestión de color. En el panel de Imprimir del programa PS dejar los campos de Posición de la imagen en Superior: 0 cm e Izquierda: Valor que calcula el equipo si activamos el chek de Centrar la imagen (la impresora le añadirá 0’3 mm abajo y en los laterales), comprobar que PS gestiona los colores y el perfil es el correcto, en nuestro caso el creado con el nombre de PRO_ART_dos caras libro. En la figura 10 se han resaltado con un trazo rojo los campos que se deben editar antes de la impresión relativos a la posición, calidad y perfil de color
4.
Imprimir. Es muy importante no seguir con la impresión si el equipo da algún error de margen avisando que recortará el papel
5.
Esperar un tiempo de secado de al menos 5 min


2º Páginas 6/3

6.
Comprobar que la distancia entre los vértices del marco negro impresos en primer lugar y los bordes laterales más próximos del papel es prácticamente la misma para ambos lados. Supondremos en adelante que si lo es
7.
Colocar horizontalmente el papel en la impresora por la misma cara y la zona sin imprimir
8.
Recuperar en el programa el tamaño inicial de la imagen y recortar un 50% el lienzo en altura, quedándose esta vez con la parte inferior
9.
Verificar que quedan las páginas 6 a la izquierda (pelotas y niña en arena) y 3 a la derecha (niña con tabla)
10.
Girar el lienzo 180º, las imágenes quedarán boca abajo en la pantalla
11.
Mantener el centrado de la imagen como en el punto 3
12.
Imprimir
13.
Esperar un tiempo de secado de al menos 10 min. Mayor tiempo por seguridad ya que posteriormente vamos a imprimir en el reverso

3º Páginas 2/7

14.
Colocar horizontalmente el papel en la impresora de forma que en la parte trasera de la zona a imprimir queden situadas las páginas 8 y 1 ya impresas. La página 2 debe caer en el reverso de la 1
15.
Seguir los mismos pasos aplicados con las páginas 1/ 8 a partir del punto 2

4º Páginas 4/5

16.
Colocar horizontalmente el papel en la impresora de forma que en la parte trasera queden situadas las páginas 6 y 3 ya impresas
17.
Seguir los mismos pasos aplicados con las páginas 6/3 a partir del punto 8

Una vez finalizada la impresión comprobar al trasluz la coincidencia de las líneas de los marcos negros de ambas caras y recortar el pliego papel siguiendo los trazos de la cara delantera.
 Márgenes resultantes laterales no simétricos

Si no casamos milimétricamente el tamaño real del papel, el lienzo de la imagen y los márgenes añadidos o no le damos a la opción de centrado a la izquierda, se producirán márgenes laterales no simétricos con mayor distancia en uno de los costados.

En tal supuesto las diferencias habrá que corregirlas en las siguientes impresiones o bien reajustar el lienzo para subsanarlo y volver a imprimir de nuevo. Para ello es conveniente medir con precisión las distancias entre los primeros vértices impresos del marco negro y los bordes laterales del papel más próximos, usando por ejemplo un cuenta-hilos. Con la opción segunda perderemos una hoja del papel pero no tendremos que arrastrar cuentas que probablemente con induzcan errores.

Una vez calculadas las diferencias hay que considerarlas solo para la impresiones de las páginas 6/3 y 2/7 introduciendo en el campo Izquierda el valor hallado. Sin embargo, con las páginas 4/5 se mantendrá la opción Centrado para dicho campo.
No obstante, existe también la opción de crear una nueva línea de referencia, por ejemplo de unos 0’5 mm  en el exterior  del marco negro,  e imprimir solamente con la misma el primer pliego para comprobar que los márgenes resultantes son los correctos y si no lo son corregir el lienzo.

Repintado

Muchos papeles pueden dejar marcas de las zonas con mucha densidad de tinta sobre las áreas claras de la página opuesta.

Este repintado se produce especialmente en el proceso de prensado del libro para la encuadernación, sobre todo con papeles de acabado mate y con texturas.

Para evitar o reducir el problema se puede actuar paralelamente sobre varios aspectos, como por ejemplo:

Para evitar o reducir el problema se puede actuar paralelamente sobre varios aspectos, como por ejemplo:

1.
Interponiendo unos papeles, sirven los de cebolla, que luego se quitarán
2.
Procurando no colocar los dedos en zonas oscuras durante la manipulación u observación del libro
3.
Protegiendo las páginas con un fijador trasparente que no amarillee, preparándolo en base a una dilución de almidón o usando uno de los comerciales como el de la marca Hahnemühle
4.
Reduciendo la densidad resultante en la impresión de las zonas más oscuras de la imagen si han quedado excesivamente densas
5.
Usando una resolución de impresión adecuada. Si es muy alta el equipo depositará más tinta sobre el papel facilitando la aparición del defecto


Encuadernación

Existen muchas opciones para la encuadernación de un libro, desde las más clásicas a las más modernas, desde las más simples a las más complejas, desde las más obvias a las menos comprensibles... Y, en la actualidad, debido a la cantidad de autores que están usando la edición de libros para mostrar sus trabajos, la proliferación de modelos ha experimentado un notable empuje con muchos ejemplos y detalladas descripciones disponibles en la red.

Todos son válidos pero para la elección debemos reflexionar sobre diversos aspectos como lo son la coherencia con el tema, la sensación a transmitir, la extensión de la publicación, la utilidad o practicidad del producto obtenido, el tamaño y formato de las imágenes y textos, la portabilidad y comodidad del visionado...; puesto que podrían ser relevantes para que nuestro trabajo salga reforzado o, al contrario, pase inadvertido.

En la figura 11 se exhibe el formato elegido en la publicación del trabajo Let’s go to the beach. En su forma he preferido la sencillez, construida en base a cuadernillos cosidos que le confieren robustez, permiten una visualización cómoda y un buen aprovechamiento del pliego original con un tamaño final de página de 22'70x16'00 cm. Su diseño interior mezcla textos e imágenes de diversos tamaños en una misma página, combinando la modernidad con la estética de las fotografías; mientras que su portada, solamente con el título, transmite deliberadamente  poca información sobre el alcance del contenido aportando un inequívoco nivel de misterio. 
La diversidad de propuestas y formatos existentes en el mundo de la encuadernación requiere de una descripción amplia y rigurosa, objetivo de otro tutorial más especializado sustentado en mi experiencia.

Conclusiones

La autoedición y autoproducción pueden resultar finalmente actividades placenteras, más o menos complicadas dependiendo de los recursos, materiales y diseño. Su producto tiene gran utilidad para los fotógrafos pues les permite mostrar de manera fácil y rápida sus trabajos.

No hay que olvidar que el hecho de presentar las imágenes en soporte físico, le permite al creador enseñar el aspecto real que finalmente tendrían en el papel. Y al espectador, experimentar a través del tacto la sensación de la obra acabada, que dista mucho del simple visionado en un dispositivo de salida electrónico.   

Con independencia de que también lo sea su contenido, un libro de autor puede ser en su conjunto una obra de arte, que ya cuenta con muchos adeptos y coleccionistas que como tal lo consideran.
© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

21 de abril de 2015

10 de abril de 2015

Recetas de cocina por © Paulina López. Hamburguesa vegetariana de quinoa

Fecha última modificación: 11/04/2015
Fecha creación: 11/04/2015
Versión: 1.1

HAMBURGUESA  / PATTIES VEGETARIANA DE QUINOA Y VERDURAS
(RECETA TRADICIONAL Y CON THERMOMIX)
Ingredientes para 15 unidades

1 taza de quinoa sin cocer (una taza)
150 g de cebolla tierna o cebolleta
50 g de pimiento rojo
50 g de pimiento amarillo o verde
100 g de zanahoria
100 g de calabacín
3 dientes de ajo
Perejil
3 huevos
50 g de avena
Especias (pimienta negra molida, pimentón dulce de la Vera, comino, cúrcuma, jengibre, lemongrass...)
Pan rallado
Sésamo
Sal
Agua (2 tazas)
Aceite
Papel de hornear

Para saber

La quinoa es un alimento muy completo y de fácil digestión y sin gluten, por lo que es apta para celiacos. Se dice que es un pseudocereal con índice glucémico bajo. Pertenece a la misma familia que las espinacas y la remolacha.

Tiene los ocho aminoácidos más importantes y esenciales para el ser humano, tiene alto contenido de proteínas, fibra, omega 3 y 6, minerales. También es rica en hierro, calcio y vitamina Además contiene ácido linoleico el cual tiene propiedades anticáncer.
 
 Proceso tradicional

1.
Lavar la quinoa en un colador grande con agua fría removiendo con las manos o una cuchara, hasta que no salga espuma, no dejar en remojo
2.
Picar un ajo y freírlo en una sartén con 2 cucharadas soperas de aceite a fuego moderado para que no se queme y no amargue
3.
Añadir la quinoa escurrida, remover para que se impregne bien, añadir el comino machacado en el mortero y agregar el agua. Se usa la misma proporción que el arroz, el doble de agua que de quinoa
4.
Cuando empiece a hervir, tapar y cocer a fuego mediano durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando
5.
Una vez cocida la quinoa, volcar en una fuente grande, sazonar y dejar enfriar
6.
Triturar la avena
7.
Rallar los dos dientes de ajo crudos
8.
Pelar el pimiento, calabacín, zanahoria y cebolleta. Picar todas las verduras, la zanahoria bastante pequeñita, pues es más dura que el resto
9.
Batir los huevos con el perejil picado e incorporar todos los ingredientes (quinoa fría, avena, ajo rallado y verduras). Agregar las especias (pimienta negra molida, pimentón dulce de la Vera, cúrcuma, jengibre, lemongrass), las semillas de sésamo y tres cucharadas de pan rallado
10.
Para hacer todas las hamburguesas del mismo tamaño, cojo una porción de la mezcla con un cazo mediano y la paso a un bol con pan rallado. Luego para que no se peguen entre sí, pongo un círculo de papel (que habré recortado previamente) en el molde de hacer las hamburguesas, presiono con el revés de una cuchara, le espolvoreo por encima con pan rallado, quitando el exceso y la tapo con otro recorte de pan. Ya están listas para cocinar o para congelar
NOTA: Si no tenéis este molde, se coge la porción con el cazo, se pasa al pan rallado y se aplana en un plato, moldeándola con una cuchara
11.
Cubrir ligeramente el fondo de una sartén con aceite, cuando esté caliente, añadir la hamburguesa y cocinar a fuego moderado 3 o 4 minutos por cada lado, para que se haga por dentro sin quemarse

 Proceso con Thermomix

1.
Lavar la quinoa en un colador grande con agua fría removiendo con las manos o una cuchara, hasta que no salga espuma. No dejar en remojo
2.
Freír el ajo. Poner e cucharadas de aceite en el vaso y un ajo, 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 4
3.
Añadir la quinoa escurrida, y programar un minuto, temperatura 100º velocidad 4 giro a la izquierda. Incorporar el agua y el comino. Se usa la misma proporción que con el arroz, el doble de agua que de quinoa. Programar 15 minutos, 100º, giro izquierda, velocidad cuchara
4.
Una vez cocida la quinoa, volcar en una fuente grande, sazonar y dejar enfriar
5.
Enjuagar el vaso y secar. Triturar la avena velocidad 6, 4 segundos, añadir a la quinoa
6.
Pelar la zanahoria y los dos dientes de ajo Crudos. Trocear 5 o 6 segundos, velocidad 5 para que queden los trozos pequeños, pues la zanahoria es más dura que el resto de verduras. Añadir a la quinoa
7.
Pelar el pimiento, calabacín y cebolleta. Picar todas las verduras, 4 segundos, velocidad 4, vaciar todo el contenido sobre la quinoa
8.
Batir los huevos con el perejil picado, agregar las especias (pimienta negra molida, pimentón dulce de la Vera, cúrcuma, jengibre, lemongrass), las semillas de sésamo y tres cucharadas de pan rallado. Programar 4 segundos, velocidad 4
9.
Verter el contenido sobre la quinoa y remover bien
10.
Continuar con los pasos 10 y 11 de la receta tradicional

Variaciones para ambos procesos

-
Poner un poco de queso en el centro. Para ello, dividir la hamburguesa en dos partes, poner el queso sobre la base y cubrir con la parte superior
-
Añadir higo seco picadito, pipas crudas de girasol o calabaza...

Fuente

Es una adaptación de distintas recetas tradicionales y/o disponibles en la web.

© Paulina López.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor