22 de julio de 2014

Técnica fotográfica. Enfocar. Selectivo mediante máscaras

Fecha última modificación: 20/07/2014
Fecha creación: 20/07/2014
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS


He publicado varios documentos relativos al proceso del enfoque, la mayoría orientados para el Photoshop (CS3 y CS6). Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:


Para este tutorial también puede ser interesante consultar:


Introducción

En otros tutoriales se han analizado diferentes métodos de enfoque, desde los más básicos hasta los más complejos, y se ha comprobado que en muchos de ellos se pueden producir efectos extraños como la aparición de halos u otro tipo de artefactos sobre todo cuando los enfoques son altos.

Si queremos reducir o evitar dichos resultados no deseados, lo más frecuente es utilizar máscaras que bloqueen total o parcialmente el enfoque en los lugares donde nos moleste.

Y una de las maneras fáciles de conseguirlo consiste en el empleo de Máscaras de capa en Photoshop (PS) aplicadas a la capa afectada por el algoritmo. Con su incorporación el enfoque se convierte, por tanto, en selectivo afectando o bloqueando zonas según nuestro interés.

Máscaras de capa

No es objeto principal de este documento tratar el tema de las máscaras de vectoriales y de capa, no obstante voy a introducir brevemente algunas nociones que considero básicas para el entendimiento del enfoque selectivo.

En la fotografía analógica, cuando se quería reducir la exposición en una zona de la imagen se interceptaba el haz luminoso durante parte de su tiempo usando para ello las manos o un recorte de papel, por lo que en la área interferida se recibía menos cantidad de luz que en el resto.

En PS las Máscaras de capa realizan la misma función de bloqueo, aunque en este caso no solo lo hacen con la luz sino también con el color, el brillo..., o con el efecto que hayamos aplicado a una capa. Usándolas podemos además mezclar más fácil y adecuadamente fotografías diferentes.

Las Máscaras de capa son imágenes de mapa de bits en escala de grises y como dependen de la resolución les afecta las ampliaciones o reducciones. Se utilizan asociadas a una capa modificando su afección, pero no son destructivas ya que no cambian los píxeles de la imagen de la capa, sino que solo los bloquean total o parcialmente.

Para crearlas vacías basta con clicar en el botón existente para ello (remarcado con un trazo azul en la figura 1) sin ninguna selección activa o con toda la imagen seleccionada, o bien usar la opción Capa → Máscara de capa → Descubrir todas; con ello aparecerá una miniatura en blanco situada a la derecha de la capa que no modifica de momento el resultado de la imagen compuesta. Si la máscara la creamos inicialmente en negro o la invertimos posteriormente a partir de la blanca estamos bloqueando la capa y el efecto es como si ésta no existiera.

La máscara una vez creada puede rellenarse de muchas maneras, por ejemplo mediante métodos manuales aplicando herramientas de dibujo, forma, pluma..., con ajustes o ediciones posteriores o con imágenes obtenidas mediante copia, procesos sobre otras, algoritmos matemáticos, etc. Y el bloqueo máximo de la imagen se produce con el tono negro, es inexistente para el blanco máximo y de efectos intermedios para otras tonalidades grisáceas. 

Por otro lado, existen otro tipo de máscaras denominadas vectoriales que son figuras escalables sin pérdida, se crean con las herramientas de forma o pluma y actúan como máscaras de recorte de capa, por lo que cuando bloquean no lo pueden hacer parcialmente. Estas máscaras tampoco son objeto de este documento y serán tratadas en otro momento.

La figura 1 muestra la imagen resultante de la fusión de dos capas, y sobre ella por comodidad he superpuesto en la esquina superior izquierda el panel de capas. En él se observa la capa Imagen con una Máscara de capa por encima de la capa Fondo cuyo contenido es un relleno homogéneo de color rojo.

El producto compuesto presenta una zona central donde se ve claramente un fragmento original de la capa Imagen y dicha área coincide con una zona de la Máscara de capa de color blanco (inexistente) que, por tanto, deja que la imagen se combine con la capa Fondo prevaleciendo la capa Imagen debido al modo de fusión Normal y la Opacidad del 100%, recordemos que con otros valores se produciría una mezcla de capas.

Contiguamente a la zona anterior hay una intermedia donde se combinan ambas capas con un resultado de imagen teñida, ésta se corresponde al área de tonalidad gris de la Máscara de capa. Finalmente, en los extremos, solo vemos el tono uniforme de color rojo de la capa Fondo, coincidiendo con la zona de negra de la máscara.

La máscara deja inalterable la imagen de la capa, por lo que se puede modificar y reeditar todas las veces que se quiera sin causar pérdidas o daños. En la figura 2 se muestra la misma imagen de la figura anterior sobre la que se han dibujado libremente con el Pincel dos trazos usando los colores blanco (arriba) y negro (más abajo), que destapan y tapan respectivamente la imagen original.

También es factible deshabilitarla si, teniendo previamente la imagen de la máscara seleccionada, clicamos sobre la opción Deshabilitar máscara de capa, que es accesible con el botón derecho del ratón sobre la miniatura o usamos la opción Capa → Máscara de capa → Deshabilitar; con lo que no se aplicará el bloqueo y por tanto podremos ver completamente la imagen original (figura 3).
Máscaras para el enfoque selectivo

A una capa enfocada le podemos añadir una máscara que bloquee selectivamente el efecto del enfoque, por ejemplo para evitar que aparezca excesiva granulosidad en zonas uniformes o para disimular ciertos defectos no deseados como los halos.

En el documento Máscaras como canales se explican distintos métodos de creación de máscaras que pueden ser aplicadas como Máscaras de capa, y entre ellos hay tres que destacan por su uso generalizado en procesos de enfoque, me refiero a los de las máscaras obtenidas a partir de los bordes desde una imagen en blanco y negro y a los de luminosidad modo LAB o RGB.

No me voy a repetir y describir nuevamente dichos procedimientos ya que están accesibles en el enlace que aparece al principio; aunque, en el referido documento, las máscaras se insertan como un nuevo canal y para el enfoque nos interesa tenerlas como Máscaras de capa por lo que debemos trasladarlas o crearlas directamente como tales.

No obstante, en todos los métodos descritos bastaría para ello con adaptar el proceso añadiendo a la capa de la imagen enfocada una Máscara de capa, que crearemos con la selección de la nueva imagen activa -antes del paso Guardar selección como canal- clicando en el mismo botón que sirve para la máscara vacía; y no seguir con el resto de pasos detallados al final de cada algoritmo.
En las figuras 5 y 6 se muestra un ejemplo de aplicación de un enfoque Paso alto sin y con una Máscara de capa en base a la luminosidad.

Archivo de enfoque

El uso de máscaras para el enfoque con aplicación de distintas intensidades por zonas o algoritmos diferentes, conlleva la creación de nuevas capas sobre la imagen que ha sido previamente editada y ajustada de contraste, niveles, saturación, etc. y guardada en un fichero de edición.

Cuando utilizamos diferentes grados de enfoque o desenfoque por zonas en múltiples capas, conviene conservar dicha información junto con la de sus máscaras, sobre todo si no tenemos claro si existe la posibilidad de su reedición posterior.

Tal es el caso de la imagen de la figura 7, en la que se han aplicado varios grados de enfoque con filtro Paso alto y desenfoque Gaussiano con el fin de simular el efecto de la profundidad de campo con un diafragma abierto de la cámara, obteniendo el resultado de la figura 8 y la composición de capas que se muestra en la figura 9.
Con una imagen de 21 megapíxeles el fichero almacenado, que denomino archivo de ajuste, con todas las capas creadas con el modo RGB de 16 bits es de 619 Mb, mientras que si acoplamos el peso disminuye a 262 Mb.

Por otro lado, como hemos comentado en varias ocasiones, el enfoque se debe realizar al final y es dependiente de la resolución y el tamaño de salida lo que nos obliga a parámetros distintos para cada caso. Si esto lo unimos con un enfoque selectivo en varias capas, el número y tamaño de los archivos puede ser excesivo.

Una de las soluciones fáciles es acoplar la imagen aunque, personalmente, no me parece la mejor y aún así el peso es demasiado grande.

No restan otras posibilidades como, por ejemplo, convertir al modo Escala de grises con lo que se disminuiría el tamaño del archivo con todas las capas a 240 Mb. Y todavía podemos ser ¡Más ahorrativos! Minimizado el tamaño a 112 Mb al cambiar a 8 bit sin pérdida apreciable en las máscaras. 

Bajo los supuestos anteriores únicamente perdemos información en las capas donde la hay de color, pero ésta... ¡La podemos recuperar de nuestro archivo de edición o de la imagen sin enfocar! Si, obviamente, hemos apuntando y guardado los parámetros y tipos de filtros aplicados sobre dichas capas, que yo tengo por costumbre conservar en el propio nombre de las mismas. 

Conclusiones

En el proceso del enfoque el uso de Máscaras de capa o vectoriales, estas últimas en menor medida, es muy recomendable, ya que con ellas se pueden reducir los defectos poco deseados como el aumento de la granulosidad en zonas de tono uniforme, por ejemplo los cielos, o los halos de los contornos; o aplicar distintas intensidades y tratamientos por áreas,

También nos pueden solucionar el resalte del enfoque de unas zonas respecto a las otras aplicándolos con distinta intensidad o, incluso, combinando áreas enfocadas con desenfocadas, como suele ser habitual en el pelo y la cara donde con frecuencia se aplica un enfoque intenso con el primero y ninguno o un cierto desenfoque con la segunda.

El único problema es el aumento en los requisitos de capacidad de almacenamiento, si queremos guardar la información completa de todas las capas y sus máscaras para su posterior reedición. 

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

9 de julio de 2014

Técnica fotográfica. Enfocar. Sobre archivos RAW con ACR



Fecha última modificación: 06/07/2014
Fecha creación: 06/07/2014
Versión: 1.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS

He publicado varios documentos relativos al proceso del enfoque, la mayoría orientados para el Photoshop (CS3 y CS6). Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:


Para este tutorial también puede ser interesante consultar:


Introducción

A pesar de la insistencia en documentos anteriores sobre la necesidad de efectuar el enfoque al final del proceso ya que, entre otros motivos, depende del tamaño de salida, también existe la posibilidad de efectuar dicho proceso directamente sobre el archivo RAW, es decir  en la fase previa del revelado.

Esto puede ser especialmente recomendable cuando la totalidad de los ajustes de la imagen se van a realizar con el programa revelador, por ejemplo con el Adobe Camera RAW (ACR), y no lo es tanto cuando vamos a usar uno de edición posterior con una corrección exhaustiva de la imagen.

No obstante, lo que sí puede ser interesante es efectuar un ligero pre-enfoque en el archivo en bruto, para que éste sea incluido en la posterior edición de capas de Photoshop (PS).

Descripción del método

El método para enfocar con ACR se basa en algoritmos similares a los de la Máscara de enfoque de PS, aunque aplicados sobre el archivo RAW.

Clicando sobre el icono de la herramienta Detalle (botón remarcado con un círculo de trazo rojo en la figura 1), se accede al panel con los parámetros de ajuste que afectan al enfoque -con las últimas versiones cuatro controles: Cantidad, Radio, Detalle y Máscara- y otros relativos a la reducción de ruido, que también contribuyen a la sensación de nitidez.

Los ajustes no solo se aplicarán a una imagen sino a todas las abiertas y seleccionadas en ACR, siempre que así esté indicado previamente en las Preferencias con Aplicar enfoque a: Todas las imágenes.

Parámetros de control

a. Cantidad

Este parámetro se ha mantenido desde versiones muy antiguas, por ejemplo ya existía en ACR 4.0 dónde además era el único disponible por lo que las posibilidades de control eran muy limitadas (figuras 1 y 2).

Con él se regula la intensidad del enfoque, de forma tal que una Cantidad igual a cero implica que no se efectúa ningún enfoque siendo máximo con el valor 150. Los efectos obtenidos pueden verse de manera visual con el chek de Previsualizar activo y con el zoom de la imagen al 100% para una correcta apreciación de los mismos.

El enfoque se produce por el aumento de contraste, regulado por la Cantidad especificada, de aquellos píxeles que se diferencian de sus circundantes en un valor mayor a un umbral calculado automáticamente de ciertos parámetros de la toma (valor ISO, compensación de la exposición) y de la cámara (modelo).

El resultado es un incremento de la apreciación de los bordes que no está exento de la aparición de halos muy visibles, sobre todo en los que eran más contrastados (ver zonas remarcadas con un trazo rojo en la figura 2), y más evidentes con valores altos de aplicación. 
En las últimas versiones, por ejemplo ACR 8.3, están disponibles nuevos parámetros que han potenciado considerablemente la utilidad de esta opción (figura 3), enumerados anteriormente.

Si clicamos sobre el deslizador de cualquiera de los nuevos controles con la tecla Alt pulsada (Alt+click), la imagen de color se transforma en escala de grises y sirve para identificar las zonas afectadas o los efectos resultantes. En este tutorial, la he superpuesto parcialmente sobre la resultante de color con fines comparativos.
Para el parámetro Cantidad, dicha imagen muestra una conversión a escala de grises de la de color por lo que no tienen mucha utilidad, salvo la de apreciar mejor la granulosidad que se está produciendo con valores altos.

La figura 3 muestra la asignación del parámetro Cantidad a cero, en esta situación no se produce ningún cambio en la imagen, independientemente del resto de valores. Pero, si lo llevamos al valor máximo admisible (figura 4) apreciaremos cambios de mayor o menor intensidad según el resto de los parámetros.

Aunque la elección de los valores óptimos de Cantidad, como de los demás parámetros, no está exenta de la subjetividad del fotógrafo por lo que es difícil establecer normas universales, existen varios aspectos a considerar que ya han sido tratados en el documento de Consideraciones Generales sobre el enfoque.

b. Radio

El Radio regula el tamaño de la zona de afección y es posible usar valores entre 0,5 y 3. El número de píxeles afectados depende de este valor (ver figuras 6 a 8), siendo normalmente de ocho veces sobre el mismo.

Si el radio es muy grande y la imagen tiene detalles relativamente pequeños puede ocurrir que con él se englobe a varios de ellos y el enfoque no se realice correctamente. Por ello, ese tipo de imágenes requiere un Radio pequeño y, al contrario, si los detalles son de tamaños mayores se puede utilizar uno mayor. 

Como en otras ocasiones he mencionado, es también muy importante en la aplicación de los parámetros la resolución de la imagen original, recordemos que la afección relativa del Radio es menor si el número de píxeles es mayor y por ello será factible usar valores de ajuste también mayores. No obstante, utilizar radios demasiado grandes conlleva ciertas precauciones a fin de evitar que se produzcan resultados poco naturales por los bordes de ancho excesivo.

Para este parámetro, la imagen gris (figura 5) no muestra una conversión directa a una escala de grises, sino que observamos un dibujo compuesto por líneas y zonas más claras y más oscuras que destacan sobre una tonalidad grisácea general.

Éstas áreas resaltadas indican donde se produce la afección del filtro, aclarándose la imagen en las visualizadas como más claras y, a la inversa, oscureciéndose en las más oscuras; lo que se puede confirmar sobre el fragmento de la imagen real analizando algunas de sus zonas significativas como lo son los contornos de los brazos.

Aunque no hemos creado un ejemplo que nos permita verlo, es importante mencionar que con radios menores los grosores de las líneas y las áreas disminuyen desvelando una intervención más limitada y que, conforme hemos apuntado y se puede desprender de lo anterior, en este caso se pueden conservar mejor los detalles más pequeños.

Los nuevos algoritmos empleados no son fáciles de entender y si los bordes están ya muy definidos pueden producir alternancias de líneas claras y oscuras (figuras 7 y 8), por lo que la mejor opción para apreciar los resultados es la meramente visual. 
c. Detalle

Con lo visto hasta el momento es posible controlar la intensidad y el tamaño de las zonas de afección, pero nos interesa también modular el grado de enfoque en función del contraste de los bordes existentes en la imagen original.

El parámetro Detalle permite ajustar la cantidad de información de alta frecuencia que se enfoca (una mayor frecuencia implica un salto de luminosidad más brusco). Enfatizando mucho las texturas con valores muy altos o simplemente, para los más bajos, eliminando el desenfoque de los bordes creado generalmente por el filtro paso bajo de las cámaras, punto sobre el que algunos fabricantes ya recomiendan algunos valores para compensarlo.

En la figura 9 se muestra el resultado obtenido al aumentar el valor del Detalle al máximo disponible. En la parte correspondiente a la escala de grises se observa claramente la aparición de un mayor granulado, por ejemplo en los brazos y en el suéter rayado, de menor presencia para un valor menor.

A priori puede parecer, simplificando, que un valor alto de este parámetro siempre es conveniente, ya que con frecuencia detalle se asimila en fotografía a calidad. Pero.. ¡Nada más lejos de la realidad¡ El realce de las texturas no siempre es acertado y es fácil provocar un aumento excesivo del grano en zonas donde se prevé una mayor homogeneidad. No obstante, los defectos referenciados pueden soslayarse si aplicamos el enfoque de forma selectiva o, simplemente, si los admitimos o si lo que buscamos es justamente ese granulado.

Volviendo a la comparativa con la figura anterior comprobamos, sobre la parte gris de la figura 6, que junto a la aparición de nuevos detalles también algunas líneas han perdido intensidad. El dibujo se vuelve como más detallista pero la imagen real pierde naturalidad y se asemeja más a un dibujo. Además aparecen zonas con los blancos reventados que se identifican como manchas rojizas (interior del área remarcada con un círculo azul en la imagen real), cuando tenemos activado el aviso.
d. Máscara

El parámetro Máscara permite neutralizar los efectos del enfoque actuando como una Máscara de capa de Photoshop (PS). Se crea automáticamente según el valor y no es posible modificarla manualmente para añadir o quitar áreas de afección.

Con el mínimo valor a cero toda la imagen recibe la misma cantidad de enfoque mientras que con el máximo se restringe a los bordes más intensos y se restablece más la imagen a su aspecto original, neutralizándose los efectos del filtro.

En la imagen gris de la figura 10 vemos claramente las zonas donde la máscara bloquea el enfoque, siendo máximo el bloqueo cuando la tonalidad es el negro profundo, sin efecto para el blanco y con una afección relativa a la densidad en los tonos intermedios. Por tanto, con un valor mayor de la Máscara, la imagen que ha sido excesivamente enfocada vuelve a restablecer su naturalidad y sus efectos se limitan a los bordes más evidentes (figura 11).

La incorporación de la Máscara ha supuesto un avance muy importante respecto a versiones anteriores puesto que de una manera sencilla y controlada, basta con mover simplemente un deslizador, es factible establecer un enfoque selectivo ponderado en función del detalle de la imagen original. Esta rápida posibilidad, junto con el control de Detalle, distingue y potencia de manera favorable el proceso de enfoque en ACR respecto al básico de PS de la Máscara de enfoque.
Es, por tanto, muy útil para los retratos, permitiendo regular el nivel de acutancia en el pelo o las cejas sin afectar a las zonas de la piel de la cara que interesan mantener invariables para no evidenciar pequeñas imperfecciones como manchas, granos, etc. Y simplifica algunos procesos complicados que nos permitían alcanzar los mismos objetivos con PS, máxime si uno no dominaba la técnica de crearse Acciones.

Enfoque local

A parte de la general, también es posible la aplicación parcial del enfoque en modo libre utilizando la herramienta Pincel de ajuste. Ésta se accede mediante el botón disponible en la barra superior de opciones (remarcado con un círculo de trazo rojo en la figura 12) y da paso al papel mostrado en la misma figura.

En dicho panel , junto a otros controles, hay disponible un parámetro de regulación de la intensidad denominado Enfoque que es variable mediante un deslizador (remarcado con un círculo de trazo rojo) y que también sirve para desenfocar. Éste puede tomar valores en el rango de -100 a +100 que corresponden a un mayor desenfoque y enfoque respectivamente.

Esta herramienta junto con la de Filtro graduado utilizan en su aplicación los valores de Radio, Detalle y Máscara, correspondientes a la herramienta específica de Detalle, aunque no la Cantidad que es reemplazada por el nuevo parámetro denominado Enfoque.

En la figura 12 se muestra, remarcada por un círculo de trazo azul, la zona intervenida para un valor máximo de Enfoque. La zona de ajuste se define prácticamente ‘a mano alzada’ aunque, para el supuesto de error, es posible la reedición posterior de cualquiera de los parámetros o incluso su eliminación total.   
Conclusiones

Enfocar con ACR no parece tener mucho sentido cuando posteriormente vamos a usar un programa de edición como el PS, ya que si enfocamos primero y después aplicamos otros ajustes de Niveles, Curvas, Saturación, etc., podemos estar realzando defectos como los halos no deseados; amén de que sus posibilidades son mucho más limitadas ya que solo hay disponible un único algoritmo.

Además, recordemos que es recomendable ajustar el enfoque al tamaño de salida que es desconocido normalmente durante el proceso de revelado y que cada vez es más habitual preparar las imágenes para su publicación en la red sin que se requieran prácticamente requisitos de enfoque.

Por otro lado, también es cierto que los ajustes sobre el archivo RAW pueden ser reeditables y, además, muchos no aumentan el tamaño del archivo por lo que se precisan menos recursos lo que supone una importante ventaja.

Personalmente prefiero no utilizar enfoque en ACR o como mucho un ligero pre-enfoque con valores pequeños, por ejemplo Cantidad: 25; Radio: 1; Detalle: 25 y Máscara: 0 cuando el destino de esas imágenes es la WEB; aunque también dichos valores conservadores pueden ser válidos para copias pequeñas o cuando no voy a procesar excesivamente la imagen.

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor