18 de febrero de 2012

Técnica fotográfica. Modo de fusión Oscurecer Photoshop

18 Febrero 2012  TÉCNICA FOTOGRÁFICA. MODOS DE FUSIÓN EN PHOTOSHOP
___________________________________________________________________________________

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - AltoAvanzado


MODO DE FUSIÓN OSCURECER

Según la ayuda de Photoshop el modo de fusión Oscurecer busca la información de color de cada canal y selecciona el color base o el de fusión, el que sea más oscuro, como color resultante. Los píxeles más claros que el color de fusión se reemplazarán y los más oscuros no cambiarán.

Pincel en modo Oscurecer

Si dibujamos trazos sobre la capa inferior (degradado de color rojo) usando los colores primarios RGB, sus complementarios CMY y tres tonalidades de grises con densidades 64, 128 y 192, según orden de arriba a abajo, observamos, respecto al modo Normal (figuras 1 y 2), como:


1.
Los colores rojo, magenta y amarillo imponen su color en la zona de luces y en el resto se mantiene los valores de la capa inferior
2.
Los colores verde, cyan y azul imponen su color en la zona de luces y oscurecen el resto de la imagen inferior
3.
Los colores grises oscurecen los grises medios y las luces de la capa inferior hasta un umbral de luminosidad a partir del cual prevalece la capa inferior


Pintando con varios colores rojos de valores con R=192, 128 y 64 y G=B=0, aplicándolos respectivamente en la izquierda, centro y derecha de la imagen, vemos que con este modo se tiñe siempre la imagen con el color de fusión (figura 3). En todas las imágenes las luces más profundas quedan limitadas a un valor más oscuro dependiente del color de fusión, por lo que resulta una disminución importante en el contraste.

Si sobre la imagen de una cara dibujamos con los colores primarios RGB y CMY (figura 4) observamos que los colores primarios RGB al tener dos componentes a cero tiñen totalmente la imagen del color, mientras que los complementarios CMY sólo tienen un valor a cero y permiten la presencia de varias tonalidades por lo que se producen mezclas.

Al aplicar sobre la imagen de la cara un pincel en este modo con un color tomado de una muestra de la misma (marrón medio) observamos la sustitución total, a partir de un determinado valor de densidad, por el color del pincel aplicado lo que provoca un aplanamiento en las luces (figura 5)

En la figura 6, usando una selección por gama de colores con una pequeña tolerancia sobre una muestra tomada de algún píxel sustituido, podemos apreciar como las zonas más afectadas corresponden a las luces y medios tonos (zonas blancas de la máscara). El efecto producido es el mismo si en lugar de un pincel aplicamos una máscara de relleno con el mismo color marrón.
 Fusionar con una capa de relleno

En las figuras 10 y 11 se han utilizado capas de relleno de color gris sobre la capa base (figura 9), fusionando con el modo Oscurecer. La capa de fusión limita las luces hasta su valor con una mayor afección cuanto más oscuro es el color, por lo que produce un efecto de agrisamiento, reducción de contraste general y pérdida de detalle en las luces.

Fusión entre dos capas iguales o con una capa de ajuste (Niveles)

Si con el mapa del color rojo (figura 7) realizamos una copia, la desplazamos y sobre ella creamos una nueva capa de Niveles con el modo Oscurecer sin modificar ningún cursor la imagen permanece invariable (figura 8). Se obtiene el mismo resultado duplicando la capa base y seleccionando el modo en la capa superior, como también podemos corroborar con la imagen de la figura 12.

Si, sobre una imagen base (figura 13), aplicamos Niveles y desplazamos el cursor central podemos variar el efecto provocando una subexposición para valores inferiores a 1 (figura 14), con valores superiores o con el cursor blanco no hay variación alguna. También podemos desplazar el cursor negro y obtendremos el resultado de la figura 15. No obstante, aunque puede parecernos distinto, su comportamiento es el mismo que si aplicamos Niveles en modo Normal por lo que este uso no aporta nada nuevo, con excepción de las posiciones dónde no se producen cambios al contrario del modo Normal que sí los realiza.

Fusión entre dos imágenes muy distintas

Si fusionamos dos imágenes muy distintas se produce un mezclado de las mismas prevaleciendo la capa inferior o superior dependiendo de la luminosidad (figura 16), por lo que se pierde una u otra imagen y su utilidad para aplicaciones en combinación de imágenes es limitada. 
Aplicaciones

Uso del modo con el tampón de clonar

Este modo es muy útil para corregir puntos claros con el tampón de clonar ya que no produce repeticiones como ocurre con el modo Normal y los pixeles afectados comienzan prácticamente a partir de un umbral.

El funcionamiento es similar al modo Aclarar pero con aplicación a los puntos claros en lugar de los oscuros (ver detalle de ejemplo de aplicación en el modo Aclarar).

Rellenar con un degradado para oscurecer o rellenar luces molestas

Si sobre la figura 17 tomamos una muestra del cielo (esquina superior izquierda) y con ella creamos una capa de degradado desde trasparente (abajo) hasta este color tomado con el modo Oscurecer tendremos el resultado de la figura 18, si posteriormente aplicamos Niveles el resultado es la figura 19. El árbol no resulta prácticamente afectado ya que su color es más oscuro que el del degradado.

En la parte izquierda de la figura 20 tenemos una imagen base en la que nos interesa oscurecer y colorear la parte superior del cielo.

Si aplicamos un relleno degradado en una nueva capa con un pincel claro y en modo Normal obtendremos la parte derecha de la misma figura. Pero si cambiamos la capa de degradado al modo Oscurecer, sólo afectamos a las partes más claras del fondo (figura 21), y para terminar bastará con tapar las posibles zonas contaminadas de las luces de la cara pintando sobre la máscara de capa y regular la opacidad.

Efecto burbujas, tuberías y otros con la herramienta degradado

Por analogía con el modo Aclarar, si usamos la herramienta degradado radial, reflejado o diamante y pintamos sobre una misma capa con el modo Oscurecer eligiendo como color frontal uno oscuro y como color de fondo uno claro, podemos comprobar que se forman imágenes como las de la figura 22, dónde las figuras parecen insertarse o presionarse unas sobre otras.

No obstante, con este modo los efectos no son tan espectaculares pero pueden tener su utilidad en aplicaciones de diseño. 
Corregir brillos no deseados

El modo Oscurecer puede utilizarse para corregir brillos de una cara en combinación con la herramienta Pincel corrector  tomando una muestra de una parte cercana al brillo como posible alternativa al tampón de clonar. En la figura 23 se ha utilizado esta herramienta para retocar algunos brillos de la nariz, boca y ojo derecho.

Combinar máscaras de capa

En la figura 24 vemos una imagen de un rectángulo que podría ser la representación de una máscara aplicada a una capa, si queremos añadirle la máscara de otra capa (figura 25) basta con fusionar ambas capas con el modo Oscurecer para obtener el resultado de la figura 26 (entre las dos primeras figuras se muestra la composición de capas aplicadas en el ejemplo). Evidentemente, si las imágenes no son totalmente negras se pueden producir mezclas prevaleciendo siempre los píxeles más oscuros.

Con los modos Oscurecer y Aclarar se produce el mismo resultado independientemente de cual sea la capa superior de las que se fusionan, por lo que se puede invertir el orden siempre que la capa superior sea la asignada con el modo de fusión.

Debemos observar que en realidad hemos combinado capas en lugar de máscaras de capa, por lo que será necesario utilizar conversiones como se indica en el documento 'CONVERSIONES CANAL – SELECCIÓN -CAPA'.

Por último indicar que el modo Aclarar también es válido para composiciones de máscaras pero prevalecerán para este supuesto los píxeles blancos, por lo que en la fusión entre las figuras 24 y 25 se obtendrá una imagen totalmente blanca por no existir zonas comunes de negro.

Gráfico y fórmula final

Con las pruebas realizadas resulta que:


1.
Con el pincel que fusionamos establecemos un umbral máximo para las luces e independiente para cada componente R, G y B de cada color
2.
Cada pixel resultante tomará el valor para cada componente de color de la capa base, salvo que este sea mayor al fijado por el umbral del pincel de fusión en cuyo caso se asignará al valor de dicho umbral


Por ejemplo, si aplicamos el pincel rojo RGB=(128,0,0) en modo Oscurecer se establecerían los umbrales: R=128, G=0 y B=0 máximos para las luces, por lo que la fusión con un lienzo negro de RGB=(64,64,64) crearía una zona con trazo de píxeles de color RGB=(64,0,0) resultante.
Si observamos el gráfico de la figura 27 obtenido fusionando dos capas según se describe en el documento 'MODOS DE FUSIÓN GRÁFICOS' podemos comprobar cómo las líneas de colores siguen un comportamiento rectilíneo en dos tramos: uno donde las luminosidades siguen los valores de la capa inferior (las líneas quedan ocultas desde la sombra máxima por debajo de la negra) y otro donde se siguen las de la capa superior limitando la luminosidad de las luces.

Por ejemplo, con un valor de capa superior de 25 (línea morada) todas las luces entre la máxima (255) y ese valor toman el valor y se convierten en sombras, por lo que se produce pérdida de detalle en luces y reducción de contraste. El resto de valores de la escala mantienen el valor original de la capa inferior.

Con este modo pintar con el negro máximo o fusionar dos imágenes iguales (línea resultante negra) no produce ningún cambio.

A partir de las tablas de datos se deduce la fórmula que caracteriza el comportamiento a nivel de luminosidad para este modo y en ella se puede comprobar que el valor resultante es el mínimo de las dos capas.

Conclusiones

El modo de fusión Oscurecer asigna independientemente como valor de cada componente de color RGB al mínimo entre los valores de la capa superior e inferior de dicha componente o, dicho de otra manera, se asigna como valor de cada componente del pixel resultante el menor valor de los dos pixeles que se fusionan, por lo que:
1.
Limita la máxima luminosidad de las luces al valor de la capa superior
2.
Puede producir cambio de tonalidad, por ejemplo si fusionamos el rojo puro con el verde puro nos resultará el negro máximo
3.
Si se fusionan dos capas distintas prevalece la una o la otra, por lo que el mezclado no permite observar las dos imágenes a la vez y el resultado es difícil de prever
4.
La fusión entre dos capas iguales no produce ningún cambio


12 de febrero de 2012

Fotografías. Gente en la romería de la santa Faz por Paulina López

Fotografías de la romería de Santa Faz tomadas entre los años 2000 - 2009, que se irán recuperando de negativos en blanco y negro.

© Paulina López.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, solo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor

11 de febrero de 2012

Técnica fotográfica. Conversiones entre canal, selección y capa

21 Enero 2012  CONVERSIONES ENTRE CANAL, SELECCIÓN Y CAPA EN PHOTOSHOP
___________________________________________________________________________________


NIVEL:      
Iniciación - Bajo – Medio - Alto – Avanzado

  
Conversión canal <> selección

Convertir canal en selección

Resulta sencillo convertir un canal en una selección ya que disponemos de un botón denominado 'Cargar canal como selección' que al pulsarlo permite realizar esta operación directamente (figura 1).

Si sólo queremos convertir en selección el canal azul debemos seleccionarlo primero, con Ctrl+3 o con un click sobre la imagen que acompaña el texto del canal Azul, en este caso la imagen se visualiza en BN y sobre ella se muestran unas líneas discontinuas que indican la selección realizada, que es relativa a las luminosidades de la escena siendo mayor cuando el color es más claro y menor cuanto más oscuro (figura 2). Si la conversión parte del canal compuesto RGB la imagen la veremos en color y la selección obtenida será también relativa a las luminosidades.

Convertir selección en canal

Utilizando el botón 'Guardar selección como canal' cuando hay una selección activa se crea un nuevo canal denominado Alfa 1 (figura 3) que sirve para convertir la selección, realizada con cualquier herramienta como lazo, varita mágica... u otro método, en un canal tipo Alfa.
 Conversión máscara de capa <> selección

Convertir máscara de capa en selección

Una máscara de capa siempre crea un canal asociado, por tanto basta con seleccionarlo y utilizar el botón de 'Cargar canal como selección' visto anteriormente.

Convertir selección en máscara de capa

La conversión de una selección activa en una máscara de capa se realiza directamente mediante el botón 'Añadir máscara de capa' del panel de Capas una vez situados en la capa sobre la que deseamos crearla (figura 4), salvo para la capa Fondo que no está activo dicho botón.

Conversión máscara de capa <> canal

Convertir máscara de capa en canal

Al crear una máscara de capa se crea también un canal con la información de la máscara pero si la borramos, el canal también desaparece. La solución para conservar el canal si se requiere borrar la máscara es sencilla, basta con duplicarlo antes, arrastrando el canal que deseamos copiar sobre el botón de 'Crear canal nuevo' o convertir la máscara de capa en selección y después la selección en canal (Alfa) con los dos botones disponibles en el panel de Canales.

Convertir canal en máscara de capa

La conversión de canal en máscara de capa es fácil si pasamos el canal a selección y está a su vez a máscara. 
 Conversión canal  <> capa 

Convertir canal a capa

Para convertir un canal en capa basta con seguir los pasos siguientes:

1.
Situarse sobre el canal deseado -RGB, rojo, verde, azul...- de forma que sólo él quede seleccionado
2.
Aplicar: Selección → Todo o Ctrl+A
3.
Aplicar: Edición → Copiar o Ctrl+C
4.
Crear una capa nueva pulsando el botón correspondiente del panel de Capas
5.
Aplicar: Edición → Pegar o Ctrl+V

    
Con el proceso indicado copiamos solamente el canal correspondiente a la capa en la que estamos situados. En el ejemplo de la figura 5 se ha copiado sólo el canal azul de la Capa 1 obteniendo la composición de capas de la figura 6 y la imagen compuesta de la figura 5. En este caso por ser el lienzo mayor que la Capa 1 la nueva capa creada se posiciona automáticamente en el centro de la imagen.

Si queremos copiar el canal resultante de todas las capas, como si estas estuvieran previamente acopladas, tendremos que utilizar para el tercer paso del proceso el Copiar combinado.

Tenemos que considerar que si la conversión parte de un canal distinto al compuesto RGB la nueva capa creada será en tonalidades grises ya que el propio canal sólo dispone de esa información.

Convertir capa a canal

Una capa la podemos convertir en un canal aunque cambiará a tonos grises representando sus luminosidades, para ello realizamos lo siguiente:

1.
Duplicar la imagen inicial aplicando Imagen → Duplicar
2.
Ocultar o borrar las capas que no queremos convertir en canal
3.
Aplicar: Capa → Acoplar imagen para combinar las capas deseadas
4.
Aplicar: Selección → Todo o Ctrl+A
5.
Aplicar: Edición → Copiar o Ctrl+C
6.
Crear canal nuevo pulsando el botón correspondiente del panel de Canales
7.
Aplicar: Edición → Pegar o Ctrl+V
8.
Borrar la imagen duplicada

  
Uso del comando Calcular

Existe el comando Calcular de Photoshop, que lo encontramos como una opción dentro de Imagen, que permite fusionar dos canales individuales de una o dos imágenes de origen con control mediante máscara, opacidad o modo de fusión y obtener el resultado como una imagen,  canal o selección nuevos. Con este comando también se pueden realizar algunas de las operaciones anteriormente descritas.

4 de febrero de 2012

Técnica fotográfica. Escanear negativos blanco y negro. Retoque de rayas y puntos

Fecha última modificación: 01/03/2014
Fecha creación: 04/02/2012
Versión: 2.0

NIVEL:      
Iniciación - Bajo - Medio - Alto – Avanzado

DOCUMENTOS RELACIONADOS

He publicado varios documentos relativos al proceso del escaneado, la mayoría dedicados específicamente al B&N. Se puede acceder a ellos a través de su índice con el enlace siguiente:



Introducción. Sobre la necesidad de retocar rayas y puntos

Entre los grandes problemas que nos enfrentamos al escanear una película negativa o diapositivas de forma doméstica, está la dificultad de evitar la aparición de puntos debido a pequeñas motas de polvo del ambiente, que se depositan sobre el soporte y son imposibles de limpiar totalmente, aunque se pueden disminuir con pinceles antiestáticos... Esto unido a otros daños como rasguños e imperfecciones de la toma o la película, provoca que se registren puntos y rayas mayoritariamente de color claro, lo que obliga a aplicar una operativa manual para su corrección al no ser factible eliminarlos con ningún proceso automático.

Si se quiere minimizar al máximo el problema derivado de la suciedad es recomendable lavar y secar antes los negativos y esto totalmente imprescindible si están muy sucios. También es aconsejable volver a revisarlos una vez ubicados sobre el soporte de la película, por si se han depositado nuevas motas en la última manipulación.

Con un escáner plano veremos las partículas fácilmente con la propia luz que proyecta su tapa -se activa normalmente al efectuar una visualización previa- y procederemos a retirarlas con un pincel fino y suave. De manera análoga, con otros equipos nos podemos ayudar para localizarlas de una luz preferiblemente rasante.

No siempre es absolutamente necesario corregir todos los defectos indeseados sino que, antes de proceder a su retoque, debemos asegurarnos si éstos serán visibles al tamaño final de ampliación o si el esfuerzo está justificado para la utilidad a la que se destinan las imágenes. Pensemos, por ejemplo, que en el proceso de reducción del tamaño de una imagen para su uso en la WEB pueden desaparecer muchos de los defectos existentes.

Herramientas para eliminar rayas y puntos

Las herramientas disponibles en Photoshop (PS3) para ello son el Tampón de clonar, el Pincel Corrector o el Parche, pero ninguna de ellas es perfecta. 
En la figura 1 se muestra la plantilla de prueba que usaremos para comprobar como actúan las diferentes herramientas. Está formada, en su mitad superior, por dos escalas de grises con un nivel de grano importante, que se repiten en la parte inferior aunque con menor grano. En el centro de las dos inferiores se ha superpuesto una banda degradada de color claro (remarcada con un trazo en rojo) para simular el supuesto de una raya indeseada, y cuya corrección es nuestro objetivo.


Utilizando la herramienta Parche, con una muestra de la parte superior granulada, comprobamos que el resultado no es muy uniforme y se producen agrupaciones de grano, apelotonamientos y extraños artefactos (figura 2), tanto en la zona interior de la franja como en la parte exterior también afectada.

Lo obtenido con la herramienta Tampón en similares condiciones, con un pincel muy duro y en modo de fusión Normal se representa en la figura 3. En este caso he precisado más la posición de la muestra situando la referencia y la primera corrección en los centros geométricos de las mitades superior e inferior y, como era de esperar, los píxeles reemplazados corresponden a una copia exacta de la referencia por lo que se producen repeticiones.

El funcionamiento es muy diferente con el modo Oscurecer (figura 4) ya que sólo sustituye los píxeles más claros por otros más oscuros y no a la inversa. Sin embargo con este modo se produce:

1.
Un oscurecimiento de los lados colindantes (lados superior e inferior) de la banda a corregir, por lo que si el pincel no está muy ajustado estos ser contaminan
2.
Un resultado más aproximado al modo Normal en la zona clara de la franja a corregir (lado izquierdo), por haber más píxeles reemplazados cuanto más clara es la zona
Con el Pincel Corrector (figuras 5 y 6) los resultados son poco uniformes con zonas de mayor y menor densidad, evidenciando el efecto de halos indeseados, tanto con el modo Normal como Oscurecer.

Con lo visto hasta el momento, los resultados más correctos son los del Tampón, pero no está suficientemente claro si interesa utilizar el modo Normal o el Oscurecer.

El primero produce repeticiones y el segundo oscurece las zonas colindantes sin sustituir los píxeles que son más oscuros en el destino que en la referencia. Esto último es una ventaja importante porque evita las repeticiones ya que en una situación real no todos los píxeles serán reemplazados (lo habitual es que no se cambien más del 50%) y si, además, utilizamos como referencia una zona ligeramente más clara para evitar en parte el oscurecimiento de los contornos puede resultar mejor el uso del tampón en el modo Oscurecer.

Las pruebas realizadas lo han sido con un pincel duro, pero si cambiamos su dureza podemos comparar con mayor precisión entre las dos posibilidades (figuras 7 y 8) y comprobar además la importancia que tiene elegir correctamente el tipo de pincel.
 En la figura 9 podemos apreciar más fácilmente el efecto de la dureza, que es diferenciada en PS con un círculo de dimensión y trazo del contorno diferentes para el mismo radio. La mayor dureza provoca una transición más dura y a la inversa la menor, por lo que se disimula mejor la huella del pincel con la segunda pero puede producir un mayor efecto de empaste de textura.

Por tanto, dado que no existe una solución perfecta, podemos concluir que ningún método o herramienta es descartable y según la zona a corregir  tendremos que elegir lo más apropiado. En general, lo mejor, aunque también lo más laborioso, es ir cambiando el tamaño, forma y referencia del pincel para que no se produzcan demasiadas repeticiones, incluso mezclar tramos con diferentes modos de fusión.

Método de aplicación general

Para el retoque de puntos y rayas personalmente me resulta cómodo aplicar un zoom a la imagen del 100%, para el tamaño de pincel y resolución de pantalla que utilizo normalmente.

Es imprescindible usar una tableta gráfica, de hecho lo que aquí se indica puede no ser válido en otras condiciones, por lo que en pocas ocasiones utilizo el ratón. Además, la presión del lápiz me permite regular el resultado, que en mi caso es el radio de la zona afectada, y con él minimizar el efecto en los bordes.

No me limito a una sola herramienta, aunque normalmente uso el Tampón con los modos Oscurecer y Aclarar, combinándolos en ocasiones con el modo Normal. También empleo el Parche si la zona es grande y rodeada de textura homogénea o se ha empastado demasiado, aunque tenga que retocar posteriormente con el Tampón los detalles que no hayan quedado bien. El pincel corrector no lo utilizo nunca.

Trabajo normalmente sobre archivos de más de 6.800 puntos (o píxeles) en su lado mayor, por lo que prefiero con el Tampón un radio 10 px con forma de pincel circular, antes usaba uno de 5 px para precisar más pero en la práctica me resulta algo más incómodo. Con dichos parámetros y con la máxima dureza en el pincel, la afección alcanza los 12 px (figura 10), aunque con una mayor intensidad sólo afecta de 6 a 8 px ¡Como vemos, el efecto supera el radio utilizado pero no llega al diámetro que es de 20 px!

Con las dimensiones indicadas resulta un tamaño máximo de la zona afectada de 1'80 milésimas respecto al lado mayor (1'80=1.000*12/6.800), por lo que es fácil pre-visualizar e imaginar el área modificada. Pensemos que para una imagen ampliada a 1 metro la zona afectada en cada pasada de la herramienta representaría como máximo 1'80 milímetros de diámetro. Y lo que es más importante, dicha dimensión se reduce a valores inferiores a 1 mm si no presionamos excesivamente con el lápiz, como suele ser además lo habitual usando una tableta gráfica.
 Análogamente, con otros tamaños bastaría con aplicar la misma fórmula para obtener la zona de influencia del Tampón, pero debemos considerar que si partimos de archivos con un menor número de píxeles y pretendemos ampliar a los tamaños máximos mencionados, hay que interpolar y el área afectada será mayor (ver documento sobre resoluciones apropiadas para la impresión).

Es evidente que la muestra del pincel debe ser coherente con la zona a retocar, es decir, si la aplicamos sobre un punto que contiene líneas con distinta luminosidad tendremos que restablecer su forma dándoles continuidad. Cuando es factible intento tomar la muestra próxima a la zona a corregir, normalmente fuera del radio de acción del propio tampón y situándola preferiblemente arriba y a la izquierda, aunque esto es una cuestión de gustos y lo he cambiado recientemente.

Pincel en modo Normal vs modo Oscurecer

El funcionamiento del pincel en modo Normal es muy claro, ya que con él se realiza una copia literal de la zona de la muestra en la zona de destino que sustituye a todos los píxeles contenidos en la última. Su efecto afecta a un área relativa al tamaño indicado por el radio de la herramienta.

En el modo Oscurecer solamente se afectan los píxeles del destino que son más claros que los de la muestra, por lo que en la práctica se producen menos repeticiones y parece una buena solución.

Sin embargo, no es perfecta y puede provocar, sobretodo en zonas relativamente grandes, un cierto empaste al sumarse los puntos nuevos copiados con los ya existentes, aumentando la oscuridad de la zona y disminuyendo el contraste. Por otro lado, es fácil comprobar que con este modo de fusión se obtiene el mismo resultado que con el Normal cuando la zona de intervención es totalmente blanca.

Una ventaja respecto al modo Normal es que su acción se ajusta más a la forma del punto a retocar en zonas de luminosidad uniforme, es decir, si el área de la herramienta es mayor que la del punto el efecto prácticamente se limita sobre el mismo.

Retoque de puntos

Si tenemos que corregir un punto oscuro la estrategia es utilizar el Tampón en el modo Aclarar tomando la muestra de una zona ligeramente más oscura, y si el punto es claro el modo Oscurecer con una muestra de una zona ligeramente más clara. Si en algunas zonas hemos oscurecido más de lo deseado se puede volver hacia atrás y reducir la opacidad o sobre ellas volver a retocar con el modo Aclarar y, análogamente, si la hemos aclarado demasiado.

Con una imagen con grano, como ocurre con mis negativos ya que la mayoría son de 400 ISO, prefiero utilizar con los modos Oscurecer u Aclarar una Opacidad del 50%, un Flujo del 100% y una Dureza del 50%, tomando la muestra de una zona de luminosidad equivalente o muy próxima a la que quiero corregir.

Con estos parámetros, combinados con el control de densidad mediante la presión del pincel, aplico normalmente varias pasadas hasta alcanzar el resultado deseado.

La aplicación con los modos anteriores requiere precaución, ya que podemos provocar halos en las zonas de los bordes que quedarían más oscuros (figura 8 con dureza 100%) o más claros (figura 8 con dureza 25%). Por ello, es importante un correcto tamaño de pincel aunque, insisto, yo utilizo casi siempre el tamaño  referido en el método general.

Puntos de tamaño menor a 10 px

Los puntos pequeños inferiores al tamaño del pincel son generalmente más fáciles de retocar, pero un punto blanco resulta más difícil de disimular en un entorno oscuro, excepto si ya es prácticamente negro.

¡Cuidado! Cuando retocamos a un tono muy oscuro puede hacerse visible, si mediante un ajuste posterior reajustamos la luminosidad de la zona.

Zonas de tamaño mayor a 10 px y líneas blancas muy delimitadas

Si la zona es mayor de 10 px debemos de llevar mayor cuidado en el retoque, puesto que con grandes formatos de impresión puede ser muy visible.

En ese caso prefiero retocar aplicando los pasos siguientes:

1.
Seleccionar, si es posible, la zona con la varita mágica para limitar la operación a la misma y perfeccionar el borde expandiéndolo
2.
Retocar con el Tampón de clonar con pincel de forma circular, radio próximo al tamaño de la zona a intervenir, 100% Opacidad, Dureza 100% y modo de fusión Normal; regulando con la presión del lápiz y el número de pasadas. Conviene ir cambiando la posición de la muestra para disimular repeticiones
3.
Deseleccionar la zona y refinar los bodes con el Tampón de clonar de igual modo que en el punto anterior o aplicando el modo de fusión Oscurecer o Aclarar
4.
Si la zona es muy grande y se notan mucho las repeticiones, podemos corregirlas aplicando el Tampón anterior sobre distintos fragmentos cambiando en cada uno la posición de la muestra

A pesar de todo lo anterior es posible que las rayas finas todavía se noten demasiado, en este caso tendremos que seguir insistiendo con radios más pequeños para una mayor fineza.

Zonas blancas con un borde negro

Si tenemos zonas claras bordeadas con un trazo de color más oscuro se deben seguir las pautas anteriores para corregir la parte blanca y posteriormente con el pincel en el modo Aclarar intervenir sobre el borde negro.

Puntos negros

Se aplican las mismas consideraciones a los puntos blancos con el pincel en modo Normal y Aclarar.

Otras herramientas como el pincel Corrector Puntual o Parche
                                                                                                           
El pincel Corrector lo he usado con muchas precauciones y de manera excepcional.

El Parche tiene más utilidad en zonas grandes homogéneas ya que en otras zonas debemos buscar la continuidad del dibujo. también es válido cuando el resultado del Tampón no es muy satisfactorio porque ha producido un empaste excesivo.

Retoque de rayas

Como ocurre con las áreas grandes, con una raya prefiero el Tampón en modo Normal con todos los parámetros inicialmente al 100% ya que limito el efecto mediante selección de la zona, aunque posteriormente corrija algunas repeticiones que hayan quedado muy visibles. Como resulta normal que atraviese zonas de distintas luminosidades la corrección la realizo por tramos, cambiando en cada uno de ellos la posición de la muestra en coherencia con la imagen, y con un pincel  lo más ajustado a su amplitud.

En ocasiones muy excepcionales regulo el efecto con el parámetro Flujo, lo que combinado con la presión del lápiz, varias pasadas y el cambio de posición de la muestra disimula algo más las repeticiones.

Finalmente puedo terminar con algunos toques discretos de oscurecimiento u aclarado, siempre procurando que en el resultado no se note o se note lo menos posible la intervención realizada.

Retoque de áreas muy grandes

En las últimas versiones de Photoshop, existe la posibilidad, como punto de partida, de Rellenar según contenido, pero los resultados obtenidos tampoco son totalmente satisfactorios y hay que recurrir a las diferentes técnicas ya analizadas actuando normalmente por tramos.

También nos podemos ayudar de la varita mágica para limitar la zona, aunque siempre quedarán residuos en los bordes que tendremos que retocar al desactivar la selección.

Corrección de zonas empastadas

Si al efectuar el retoque de una zona se produce un empastamiento muy evidente, causado por múltiples pasadas con el modo Oscurecer, podemos corregirlo con el modo Aclarar introduciendo algunos píxeles claros con un pincel con forma de salpicaduras en lugar del circular o, alternativamente, usar la herramienta Parche.  

Método para asegurar que el retoque es aplicado a la totalidad

Puede parecer una obviedad, pero es muy importante realizar el proceso de retoque de forma ordenada para que no queden zonas sin corregir y no se cree inseguridad.

Para ello, utilizo en el desplazamiento vertical la tecla de Av. Pág. en dos pasadas, una hacia arriba y otra hacia abajo; y en el horizontal la barra de desplazamiento manejada con el ratón en el sentido de derecha a izquierda, ayudándome con una guía vertical como delimitador en ancho de la zona de intervención.    
El proceso lo inicio con la ventana situada abajo a la izquierda (número 1 de la figura 11), relativa a la porción de imagen ampliada últimamente al 100% -antes usaba factores mayores-, y:

1.
Manteniendo dicha posición horizontal, sitúo una guía en la posición más a la izquierda donde aún queda visible (número 2)
2.
Selecciono el origen de la muestra (número 3)
3.
Comienzo el retoque avanzando de abajo a arriba con la tecla mencionada y al llegar al final vuelvo de nuevo hacia abajo (efectuando un segundo repaso) hasta la mínima posición (números 4 y 5)
4.
Usando la barra de deslizamiento horizontal desplazo la zona de imagen visible hasta que la guía se sitúe lo más próxima al lado derecho, por lo que quedará oculta la franja de imagen ya retocada (número 6)
5.
Manteniendo dicha posición de la imagen desplazo la guía hasta la izquierda para marcar el límite de la nueva zona a retocar y aplico de nuevo las operaciones a partir del punto 2. Y así hasta finalizar en el lado izquierdo de la imagen

Proceso de perfeccionamiento

Para garantizar que en una posterior manipulación de la imagen, por ejemplo en un ajuste zonal de Niveles, no se hacen demasiado visibles nuevos puntos, normalmente aplico una segunda fase de retoque de perfeccionamiento en la que realizo los pasos siguientes: 

1.
Seleccionar el zoom al 50%
2.
Crear una capa de ajuste de Niveles
3.
Ajustar desplazando sólo el cursor blanco al 50% de la escala (valor 128), para aclarar la imagen y refinar los puntos blancos más visibles situados en las zonas de las sombras
4.
Restituir el cursor blanco a la posición inicial y desplazar sólo el cursor negro al 50% de la escala (valor 128), para oscurecer la imagen y refinar los puntos blancos más visibles de las luces
5.
Borrar la capa de ajuste de Niveles

El archivo final retocado lo guardo siempre con las líneas de referencia por si, con el tiempo, me surge la duda sobre si apliqué las correcciones.


Opción Rellenar con Photoshop CS6 y CS5

En las versiones últimas de PS tenemos la posibilidad de Rellenar según el contenido. Esta opción está accesible mediante: Edición → Rellenar, aplicando el parámetro Usar: Según el contenido.

Es accesible cuando hay una selección activa y nos permite también elegir el Modo de fusión y la Opacidad.

Dado que no requiere de ningún punto de muestra o referencia podemos efectuar varias selecciones y aplicar en una única operación su corrección simultánea.
En la figura 12, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, se muestra como ejemplo la corrección simultánea sobre varios pelos registrados al escanear, así como la selección realizada para corregirlos. Observar que la selección sobrepasa el área a corregir, esto es importante para una aplicación correcta ya que al contrario podría quedar una línea delimitadora.

El resultado cambia sutilmente con los modos Normal y Oscurecer, por lo que hay que probar cual nos resulta más interesante. Yo suelo preferir el modo Oscurecer.

No obstante no siempre funciona y en ocasiones hay que recurrir a los procedimientos anteriores, sobretodo cuando la zona a corregir tiene una textura distinta a la colindante. Por ejemplo, la zona corregida de la línea de una arruga marcada dependiendo de la selección puede llegar a desaparecer. 

Conclusiones

No existe ninguna herramienta automática que de forma definitiva solucione el problema del retoque, al menos hasta la versión que yo conozco (CS6), por lo que todo se resume a una cuestión manual a la que debemos dedicar algún tiempo y sobretodo paciencia.

Con pequeñas áreas el trabajo es rápido y simple, pero se complica en las zonas grandes. En todo caso el Tampón con los modos Oscurecer y Aclarar suelen ser los más apropiados en la mayoría de las situaciones, aunque sin descartar el modo Normal y la combinación con el Parche si el área es muy grande y el resultado es muy empastado.

En todo caso la muestra de donde copiamos debe tener una luminosidad menor o similar para puntos blancos a la necesaria, y a la inversa para los negros, y, con zonas no uniformes, debemos cambiar la referencia para ajustarla a las formas que deberían existir en la zona a intervenir.

© Jorge Lidiano.
Todos los derechos reservados sobre los textos e imágenes del presente documento, sólo podrán ser utilizados con la autorización expresa de su autor